Salud sexual y ciclismo

Publicado: 8 octubre, 2008 en Curiosidades
Etiquetas:, , , , , ,

La relación entre la práctica del ciclismo y la salud sexual es un asunto bastante serio, que está recabando bastante interés en la literatura médica. Desde hace un tiempo he estado leyendo información médica sobre las posibles consecuencias del uso prolongado de los sillines tipo “performance”, esto es, los que solemos llevar en nuestras monturas, estrechos y largos. Y la lectura no ha sido nada tranquilizadora.

El primer consejo a tener en cuenta, el adormecimiento, la insensibilidad y los hormigueos en la zona genital las horas (e incluso días) posteriores a una ruta prolongada NO son normales y NO deben ignorarse.

Esos hormigueos se deben a la presión del sillín sobre la zona del perineo, una zona muy delicada por la que pasan la arteria perineal y el nervio y las arterias pudendos, y que inervan e irrigan el pene y los genitales (ver lámina 403 en el siguiente enlace http://books.google.es/books?id=4RMvDTfGY8wC&pg=PA402&lpg=PA402&dq=anatomia+arteria+pudenda&source=web&ots=U3qgynIh-5&sig=LiKSl1tVjgcziJaNXkKDpfh3qto&hl=es&sa=X&oi=book_result&resnum=10&ct=result#PPA403,M1).

Durante el pedaleo, la presión sobre el perineo produce una reducción de hasta el 70% del riego a esas zonas de nuestra anatomía y microtraumatismos que, a medio plazo, pueden provocar daños permanentes sobre estos nervios y arterias. Resultado: el porcentaje de disfunción eréctil severa es cuatro veces mayor entre los ciclistas que en el resto de la población. Tanto en mujeres como en hombres también pueden producirse importantes problemas de insensibilidad y dificultades de diverso tipo en las relaciones sexuales.

La mejor forma de prevenir problemas es disponer de un sillín que no nos produzca el adormecimiento o los hormigueos. La ausencia de dichos síntomas es señal de que la irrigación y la inervación durante la ruta han sido normales.

Existen varios consejos prácticos que pueden seguirse, para ir probando hasta la total desaparición de los signos de alarma:

– Bajar unos milímetros la punta del sillín.
– Utilizar sillines que incorporen un hueco o ranura suficientemente ancha en el centro, que se adapte al abultamiento natural del perineo.
– Utilizar sillines más anchos por la parte de atrás (aunque sean feos).
– Utilizar sillines sin nariz.

El objetivo de estas modificaciones es reducir la presión sobre el perineo y hacer la mayor parte del apoyo sobre las tuberosidades isquiónicas.  Por desgracia, las dos modificaciones más habituales, que son las dos primeras, parecen ser también las menos efectivas.

En el esquema siguiente se muestra como es el apoyo habitual en las distintas modalidades de ciclismo. En el ciclismo de carretera, casi todo el apoyo es perineal, en el de montaña se reparte entre el perineo y los isquiones, y en el de paseo es casi exclusivamente en los isquiones. El problema añadido en la bicicleta de montaña es que los terrenos son mucho más irregulares, por lo que la frecuencia de golpes y microtraumatismos es mayor.

Yo he optado por la opción del sillín sin nariz. Tras un par de salidas de adaptación con la bici de carretera, que era la que me daba problemas, el resultado ha sido magnífico. Ruedo mucho más cómodo y al terminar no noto absolutamente nada fuera de lo normal. Os dejo también unas fotillos para que veáis como es. Ni que decir tiene que yo no tengo ningún interés comercial ni en hacer propaganda de estos artilugios. Por la web podréis encontrar cientos de opiniones al respecto, unas a favor y otras en contra.

Y una comparación de los dos tipos, el estándar y el “sin nariz”:

Las imágenes siguientes muestran cómo se apoya nuestro esqueleto en un sillín convencional y en un sillín sin nariz. Estas imágenes son las únicas de este artículo sacadas de un folleto comercial, y por tanto no son del todo fiables. En realidad, ni se va tan encajado en los sillines convencionales, ni el apoyo sobre los isquiones es tan claro en los “sin nariz”, pero aún así ejemplifican bastante bien el principio fundamental de diseño de estos últimos.

Por último, por si alguien tiene acceso a bases de datos científicas y ganas de practicar su inglés, ahí os dejo unas cuantas referencias que demuestran la importancia de este tema y la necesidad de prestar más atención a según qué partes de nuestra anatomía (los resúmenes de los artículos están disponibles directamente pinchando en el enlace).

http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B7XMT-4HJFJK0-22&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=c162275e7e3d1aebeda836c54dc88c26


http://content.karger.com/ProdukteDB/produkte.asp?Aktion=ShowAbstract&ArtikelNr=52533&Ausgabe=226813&ProduktNr=224083


http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B7XMT-4HFTMY2-23&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=99ea47ec3550634e7bf8b2348189bb10


http://www3.interscience.wiley.com/journal/118719314/abstract?CRETRY=1&SRETRY=0


http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B7XMT-4HG4W52-22&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=f7f8c51dcb2a5f0c0a9113627ba77722


http://www.sciencedirect.com/science?_ob=ArticleURL&_udi=B6X10-454RF8K-6&_user=10&_rdoc=1&_fmt=&_orig=search&_sort=d&view=c&_acct=C000050221&_version=1&_urlVersion=0&_userid=10&md5=dfecf6c264001bd9a47355c23ede2931

Por supuesto, con este post no pretendo ser alarmista. El ciclismo es uno de los deportes más sanos y recomendables que existen, pero también creo que tenemos que ser cuidadosos con aquellos aspectos que podrían afectar a nuestra salud. ¡No todo va a ser ponerse el casco! Siembre habrá alguien que diga “pues yo monto en bici todos los días y no tengo ningún problema”, pero también es verdad que quien tenga algún problema, no lo va a decir en público, ¿no?

La información que he colgado aquí proviene de fuentes que considero fiables. Sin embargo, si hay algún médico que quiera corregir o ampliarla, por favor, adelante. Para eso está el foro.

¡Salud y Ciclismo!

comentarios
  1. […] Ver también: http://josecesarperales.wordpress.com/2008/10/08/salud-sexual-y-ciclismo/ […]

  2. […] Salud sexual y ciclismo […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s