Al corazón de la Alpujarra en bicicleta de carretera [31/07/2010]

Publicado: 1 agosto, 2010 en Sin categoría
Etiquetas:, , , , , , ,

Ruta de bicicleta de carretera; 208 kms; 4000 m de desnivel acumulado positivo; Dificultad física: muy alta.

Si esta ruta fuera una carrera, su dureza sería similar a la de la Quebrantahuesos, o a la de la desaparecida Sierra Nevada Límite Road. Así lo demuestran sus 208 kms y sus 4000 metros de desnivel acumulado positivo. Con el hándicap añadido de los 38ºC que tuvimos que soportar a la vuelta, pasadas las cinco y media de la tarde, de un último día de Julio, en Granada.

Descripción técnica de la ruta y descarga

Pincha en cualquier punto de la imagen para visualizar y descargar la ruta

En el track de la ruta he obviado los 28 primeros kilómetros, desde Granada a Lecrín, que son comunes a la vuelta. Este primer tramo lo hicimos a primera hora de la mañana, pocos minutos después del amanecer, a una temperatura ideal y entre nieblas que se levantaban sobre el río que sirve de puerta al Valle de Lecrín, con verdes huertas a su derecha y las estribaciones de Sierra Nevada a su izquierda.

Lo duro comienza una vez que termina el tramo de descenso que nos conduce hacia la presa del pantano de Rules, a pocos kilómetros ya de la costa. Desde allí empezamos a adentrarnos en la Alpujarra y, salvo por breves tramos de bajada, tenemos que remontar desde los 147m de altitud hasta los 1500 a los que se encuentra el pueblo de Trevélez, localidad más alta de toda España, y dónde habíamos situado el punto intermedio en el que comer y retomar fuerzas.

Por el camino vamos cruzando los pueblos de la Alpujarra más profunda, con sus nombres de sabor antiguo, y sus blancas casitas encerradas en valles o colgando de las laderas de las montañas: Torvizcón, Cádiar, Bérchules (y otros como Almegíjar, Notáez o Lobras, que se van quedando a nuestra izquierda y en los que no llegamos a entrar). Y finalmente alcanzamos Trevélez, tras 120 kms de ruta y dónde paramos a recuperar fuerzas. Una hora de parada necesaria, pero tras la que, ya pasadas las dos de la tarde, se hace muy difícil arrancar de nuevo.

La vuelta, por un camino algo más corto, requiere perder altura, pero no reducir el esfuerzo. Los descensos son abruptos y técnicos, y están interrumpidos por frecuentes repechos. Ahora toca pasar por Busquístar, Pitres, Pampaneira, Órgiva y Lanjarón. Especialmente dura se hacen los 7 kilómetreos de escalada entre Órgiva y Lanjarón, con el calor de la siesta en nuestras espaldas y muchos, muchos kilómetros en las piernas.

Aún así, todo pareció llevadero en comparación con lo que nos quedaba por delante. Una vez que salimos de la Alpujarra y entramos en el Valle de Lecrín, toca remontar los aproximadamente 400 metros de desnivel que median desde poco antes de llegar a Béznar, cruzando Lecrín, hasta empalmar con la N-323. En Lecrín el termómetro marcaba 38ºC a la sombra. Al sol y montado en una bicicleta, sin una pizca de viento, el calor se hacía insoportable. Así y todo, el último tramo casi llano, desde Dúrcal hasta Armilla, lo hacemos a un ritmo vivo, dando relevos a más de 30 km/h.

Conmigo participaron una buena parte de los centuriones Granabike (Antonio Torres, Agustín Barbero, Juanjo Moro y Pepe Balderas) a los que agradezco – por decirlo de alguna manera – haber ideado y haberme convencido para participar en esta locura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s