Maratón Popular de Madrid – MAPOMA 2011 [17/04/11]

Publicado: 27 marzo, 2011 en Pruebas
Etiquetas:, , , ,

Maratón homologado Rilver Race de la de IAAF: 42km 195m. Zapatillas Asics 2150.

Clasificación, Noticia de la carrera en Marca, Vídeos en corriendovoy.com, Emocionante vídeo de LaInformación.com, Retransmisión completa en Telemadrid (1, 2, 3, 4, 5), Fotos del Rincón del Korrecaminos.

Me reafirmo en mi opinión anterior. Madrid merece considerarse dentro y fuera de nuestras fronteras como lo que es: una de las mejores maratones del mundo. Reunir a 10500 participantes (de los que terminaron casi 8600) no es fácil, sobre todo si se tiene en cuenta que es una maratón de perfil durísimo, que acaba y termina en largas subidas de 5 y 7 kms, respectivamente, y que se celebra en una ciudad que está muy por encima del nivel del mar. La distinción Silver Race de la IAAF está plenamente justificada.

Entre líneas, debe leerse una cierta crítica a parte de la comunidad runner, que, víctima de una injustificada obsesión por el crono, elige otras maratones más asequibles pero infinitamente peor organizadas. Dicho sea de paso, que los atletas de altísima élite, y por tanto preocupados por obtener marcas mínimas para mundiales y olimpiadas, elijan las maratones más rápidas (Rotterdam, Berlín…), es comprensible; que lo haga un atleta popular que va a llegar entre una y dos horas por detrás del ganador lo es bastante menos. Y criticar toda la organización de una maratón por su perfil es, sencillamente, una majadería. Si se hiciese caso a esos niñatos con un reloj por cabeza todas las maratones se acabarían homogeneizando en una carrera tipo, sin nada que las hiciese especiales y sin personalidad.

Lo bueno. Madrid -como siempre- se volcó con su maratón. Después de correr Rotterdam en 2010, me resultó aún más emocinante volver a comprobar la variedad y la espectacularidad del circuito madrileño. Como siempre, partimos de Recoletos hacia el Norte, donde impresiona ver los grandes edificios del nuevo Madrid empresarial, con los rascacielos de la antigua Ciudad Deportiva y las torres Kio como emblemas. Después, unos cuantos kilómetros algo más insípidos dan entrada al Madrid más céntrico y popular (Fuencarral, Gran Vía, Callao, Preciados, Puerta del Sol, Calle Mayor, Ópera…). Lógicamente es aquí dónde más público se arremolina, pero lo cierto es que el público no falta casi en ningún tramo del recorrido.

Los tramos más solitarios y, por ende, psicológicamente más duros, son los que empiezan pasada la media maratón: el Parque del Oeste (kms 22-24) y, sobre todo, la Casa de Campo (kms 25’5-32’5). Los interminables kilómetros de la Casa de Campo, además, no prometen nada bueno, porque, recién salidos, nos espera un duro repecho, un breve descanso y, por último (km 35), los 7 interminables kilómetros cuesta arriba por los que el MAPOMA tiene fama de maratón matador, y que no terminan hasta la misma meta en Retiro. En esos 7 kms te cruzas a innumerables corredores andando, desmayados, acalambrados, contracturados, retirados… y por cada ‘víctima’ que te cruzas, ves que tú mismo estás al borde del desfallecimiento.

Para quien, a estas alturas, no conozca ya el MAPOMA, aquí os dejo la ruta interactiva, con el perfil, y desde la que os podéis descargar el track del recorrido (pulsar en “exportar” dentro de la página a la que se dirige el enlace.

Pulsa sobre la imagen para acceder a la ruta interactiva

En lo personal, las cosas no me fueron tan bien como habría querido, pero tampoco tan mal como me había temido. Las semanas anteriores al MAPOMA han estado repletas de pequeños problemas de salud, que me han dificultado notablemente el entrenamiento (sobre todo el volumen total y los rodajes largos). De hecho con fiebre el martes y el miércoles anteriores a la carrera, prácticamente tenía decidido no correr. Pudo más la pasión que el buen sentido, y tras un viaje relámpago, decidido poco más de 48 horas antes, me encuentro en la línea de salida, en una primaveral mañana, soleada y con una temperatura inmejorable para correr.

Los primeros kilómetros fueron bien (demasiado, diría) con un ritmo constante de 4’26”/km que se mantuvieron inalterados hasta la media, situada en la C/Ferraz. A partir de aquí empezaron las sensaciones extrañas. Primero los escalofríos, injustificados por el esfuerzo y la buena temperatura, y poco después el agarrotamiento de los músculos, que fue a más durante los últimos e interminables 15 kms.

A diferencia de mi primer y hasta ayer único MAPOMA, en el que el cansancio no apareció hasta casi estar saliendo de la Casa de Campo, en este el famoso muro hizo aparición incluso antes. Para la entrada de la Casa de Campo, mi ritmo ya había bajado hasta estar un poco por encima de los 4’35”/km, y en los kilómetros últimos de subida, no dejó de bajar hasta estar bien por encima de los 5’/km. Los últimos kilómetros fueron un enorme tormento, vi con un poco de angustia como el globo de las 3h 15′, que había adelantado mucho antes, me adelantaba a mi, para sacarme finalmente 5 minutos de ventaja (5 minutos que fueron cayendo zancada a zancada en esos inacabables últimos 7 kms).

Aún así, sufrir es algo que se hacer, al menos cuando corro, así que intenté centrarme, mantener la pisada firme, la zancada regular, y tener en la cabeza la cercanía cada vez mayor de la meta. Una pena que esos momentos, cuando más cerca estás de ver tu objetivo cumplido, la fatiga no te deje disfrutar del gran momento que es hacer entrada en el Parque del Retiro, con tantos cientos de personas dándote la bienvenida.

De entre mis compañeros habituales, corrió también este MAPOMA Palma, que se bautizaba en la distancia con un fantástico tiempo de 4h 15′, quedando en la clasificación en el tercio superior del grupo de las féminas.

comentarios
  1. Emilio dice:

    Que bien César, te deseo toda la suerte del mundo en el MAPOMA, es una prueba muy rápida para el resto de mortales, pero algún día la haremos.
    un abrazo

  2. Emilio dice:

    Por cierto para esa fecha estaré en el Animal Trail de la Sierra de las Nieves en Málaga, 2 días, 2 pruebas, 50 kms+25 kms, para echar un buen “mountain-weekend” con mucho desnivel por delante.

  3. Sólo hay un tipo de persona que considera el maratón una prueba “explosiva”: un ultra-runner.

    Si clasificamos a los corredores en tres categorías, a saber, cuerdos, locos, y descerebrados, imagínate en que categoría caes tú 😀

    Un abrazote, campeón. Gracias por dejarte caer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s