Posts etiquetados ‘Granada’

Media maratón internacional homologada. 21km 93m. Zapatillas Mizuno Wave Ride. Dificultad: media.

Ésta es una media que aún no había corrido, así que se impone entrada nueva en el blog.

Las cosas que se dicen de esta carrera por ahí son casi todas ciertas. Se corre al nivel del mar, lo que siempre es una ventaja, pero no es totalmente llana. Después de una salida multitudinaria (en la que se tarda al menos dos minutos en salir de la melé de corredores), en los primeros casi 4 kms se salvan unos 50m de desnivel, hacia la zona norte de la ciudad, rodeándola por el Este. Esta parte, además, es poco atractiva, por lo que puede atragantársele a más de uno.

Una vez alcanzada la altura máxima (77 m., en el km 3.69), sigue una bajada que se alarga hasta más allá del km. 7, camino del puerto. Después, siguiendo la línea de la costa, nos dirigimos hacia el anejo de Playa Granada. Salvando alguna pequeña irregularidad de unos pocos metros, el camino de ida, el callejeo por Playa Granada, y el camino de vuelta hacia el puerto son totalmente llanos. En gran parte de este recorrido, los que van se cruzan con los que ya regresan, lo que suele ser un pequeño acicate para aquéllos, y seguramente un obstáculo psicológico a superar para éstos.

Por último, una vez que se abandona el puerto, de nuevo por la vega hacia el casco urbano de la ciudad, la cosa se endurece, sobre todo en el último tramo, en el que hay dos largos kilómetros de cuesta arriba bastante pronunciada, en los que, si no se va con un poquito de reserva, la marca puede afearse bastante.

Los últimos 200 m. y la entrada en meta tienen su puntito de emoción. En la última parte la calle se estrecha bastante, y se concentra mucho público. Además, son cuesta abajo, por lo que lo más fácil es animarse y hacer un último sprint y ganarle algunos segundos al crono. Pena que no comenzase yo ese sprint unos metros antes, porque, al final, con mi marca de 1h., 27′ y 45”, me he quedado sólo a 2” de mi mejor marca, conseguida en la Media de Granada de 2010.

También se dice de esta media que el calor puede ser un gran enemigo, y que la humedad puede complicara todavía más. Lo cierto es que hoy nos ha hecho un día ideal para correr, con algunos jirones de nubes, que no dejaban que el sol pegara de justicia, y con 23º C de máxima. Lo dicho, unas condiciones inmejorables.

Por lo demás, es una carrera bien organizada, con un guardarropa decente, zona del corredor, con una camiseta de las que sí se pueden utilizar para correr y, sobre todo, con gran participación (y de buen nivel). No hay nada más que ver los mejores tiempos en las clasificaciones. El recorrido no es demasiado atractivo, salvando el encanto de correr junto al mar, pero aún así en las zonas urbanas se concentraba una cantidad respetable de público. Las zonas entre cascos urbanos se hacían más solitarias y también más duras, principalmente a la vuelta. Con todo, es una media que merece la pena correr y que, en general, no decepciona.

Sólo me queda agradecer a mi amigo Antonio Martos que me haya transportado hasta Motril, y que me haya dejado en la puerta de casa sano y salvo y, sobre todo, que me haya acompañado en esos entrenos a horas intempestivas de la mañana gracias a los cuales estoy recuperando el estado de forma que un día tuve. Desde aquí, un abrazo.

Pincha en la imagen para ver la ruta interactiva

Media Maratón homologada; 21km 95m; Zapatillas NewBalance 805

Fotos, vídeos y clasificación oficial de la prueba

Foto cortesía de Marga Colón y Pablo Castillo

A estas alturas poco me queda que decir de la Media de Granada. Este año, el cuarto para mi, se ha corrido en condiciones meteorológicas inmejorables. Con sol, el asfalto seco y temperatura fresca en la salida, pero con la atmósfera limpia de contaminación gracias a las últimas lluvias. El recorrido era el mismo de las anteriores ediciones, tal y como se puede comprobar en la ruta interactiva.

Pincha en la imagen para ver la ruta interactiva

Como digo, es mi cuarta participación en esta media. La novedad de este año para mi era la presencia de un buen número de nuevos compañeros. Nuevos, algunos, por su estreno en distancias largas y, otros, porque he tenido la suerte de conocerlos en esta última temporada. Vaya por delante mi saludo y mi enhorabuena a todos los nuevos miembros de Granada UltraTrail, a todos los Cualquiera Puede Hacerlo y a los Granabikers que han dado el salto de la bici a las zapatillas.

La segunda novedad era el haber entrenado sin demasiadas pretensiones y sin ningún sistema medianamente razonable. No quiero decir con ello que no haya entrenado. Probablemente no me haya metido tantos kilómetros en una sola temporada desde hace por lo menos tres. Pero las series han brillado por su ausencia, y la distribución de kilómetros ha sido muy irregular: semanas de salidas muy largas por montaña y otras de rodajes tranquilos por ciudad, insensatamente distribuidas a lo largo del año. En resumen, he corrido para disfrutar y cuando buenamente podía…

Mi decisión de partida era salir rápido y ver hasta dónde llegaba el cuerpo. Los primeros kilómetros, por el Zaidín, iba marcando entre 4′ 05” y 4′ 07”/km. Cuando enfilamos hacia la Chana por la c/Arabial sigo marcando en torno a 4′ 10”, sabiendo que hacia el kilómetro 10 la carretera se empina y hay que rebajar drásticamente el ritmo. Mi previsión es que los repechos entre los kilómetros 10 y 12 me desgastaran bastante. Para mi sorpresa, por el contrario, tras este tramo me sigo encontrando bastante fresco, así que decido arriesgar y echar el resto, aún muy lejos de la meta.

Mi última referencia de las consecuencias de tan insensata decisión era la Media de Fuencarral, donde un pajarazo de dimensiones descomunales a 8 kilómetros de meta me dejo machacado y desmoralizado. Pero las decisiones arriesgadas unas veces salen bien y otras mal, y esta vez tocaba la de cal.

La presencia de público en las calles del centro de Granada hacen el esfuerzo un poco más llevadero. Me engancho a la estela de un trotanoches, familiar de otras carreras en la zona gris de la clasificación y, cuando quiero darme cuenta, ya hemos llegado a la orilla del Río Genil. Los últimos tres kilómetros son duros, porque hay que remontar el Camino Bajo de Huétor en toda su inacabable longitud de nuevo hasta el extremo sur del Zaidín. No voy a decir que esos últimos kilómetros vaya fresco pero, en estos lances finales, la cabeza cuenta más que las piernas y estoy sorprendido de lo bien que ha ido la carrera hasta aquí. Así que tengo motivación suficiente para un apretón final que me deja a las puertas del estadio a poco más de 3’50” el último kilómetro.

Al final, 1h 27′ 57” oficiales, muy cerca de la 1h 27′ 43” que marqué el año pasado y que sigue siendo mi MMP. Mucho, mucho mejor de lo que cabía esperar.

No quisiera terminar esta crónica sin una última reflexión personal. He leido un buen número de comentarios quejándose de la bolsa del corredor de este año (sobre todo de la calidad del tejido y la serigrafía de la camiseta). No quiero erigirme en juez de nadie, pero a veces parece que olvidamos de qué va esto. Olvidamos que, por 11 euros, estas carreras son deficitarias siempre, que implican movilizar a cientos de personas entre trabajadores, miembros de las fuerzas de seguridad, Protección Civil y voluntarios. Olvidamos que esto es una fiesta del deporte para todos y que, por un día, podemos correr juntos y celebrar nuestro deporte en una ciudad sin coches que se vuelca con nosotros. En estos tiempos que corren, olvidar eso, que es lo fundamental, y fijarse en si la camiseta es más bonita o más fea, o de si en tal o cual ciudad obsequian tal y cual cosa, me parece tremendamente desagradecido. A los que pensaís así, os preguntaría, ¿qué os mueve a correr?

Carrera de fondo en ruta; 47km 380m; Dificultad física: Extrema; Zapatillas Nike LunarElite 2

Clasificación, fotos y vídeos oficiales, Fotos Granabike 1, Fotos Granabike 2, Vídeocrónica en Ideal, Galería de fotos Ideal, Ruta interactiva

Pincha aquí para ver la ruta interactiva

A las 7 estábamos bien preparados Laure, Emilio y yo en el extremo del paseo del Salón, junto con otros más de 400 corredores, dispuestos para realizar una de las pruebas de fondo más duras que pueden caber en la cabeza de un atleta.

La subida pedestre al Veleta tiene merecida su fama. Casi 50 kms, de los que, desde el 10 hasta el 50 transcurren por una continua subida que empieza a los 700 metros sobre el nivel del mar a los que se encuentra Granada capital, y termina en los 3400 a los que se encuentra la cumbre del Veleta.

A la salida, mi compeñero Emilio y yo hemos salido juntos, a un conservador, pero suficientemenete vivo ritmo. Juntos hemos llegado hasta el arranque de la cuesta arriba, a la salida del pueblo de Pinos Genil. Desde allí, nuestros respectivos ritmos nos han ido distanciando lenta pero inexorablemente.

Para este punto, ya se me había unido Gaby, que con su bicicleta de carretera me ha acompañado prácticamente hasta el final de la ruta, y al que le agradezco enormemente el haberme abastecido de isotónica y comida, pero sobre todo, el haberme hecho compañia, y la carrera mucho más llevadera. Todo el camino estaba de hecho plagado de compañeros de Granabike, marcando con su presencia (y con su vocerío) los puntos más señalados del recorrido, y, algunos de ellos, con sus BTTs, acompañándonos en algunas partes del recorrido.

Bien. Como decía, una larga subida al 7-8% de desnivel nos lleva de Pinos Genil al empalme con la carretera de Sierra Nevada. A partir de aquí la pendiente se relaja un poco, y los kilómetros se suceden lentamente, con un solo y breve descanso de unos pocos cientos de metros. Marco ritmo de crucero a poco más de 6’/km, y me dejo distraer por las cada vez más espectaculares vistas y por la conversación de mis compañeros.

Llegamos al centro de visitantes del Dornajo, en el km 25, una media hora por delante de mi horario previsto. Allí está el grupo que ha montado Nando. Paro un breve minuto para saludar y repostar, y, sobre todo, para prepararme mentalmente para lo que está por llegar, que es aún lo más duro…

Nos desviamos de la carretera principal de acceso a la Estación de Esquí, y enfilamos la antigua carretera de la Sierra, camino del Collado de las Sabinas: una interminable sucesión de curvas (puerto de categoría especial en la Vuelta a España de ciclismo) que machaca al más duro. Los tramos rectos se hacen llevaderos, pero cada curva cae como un hacha sobre las piernas. A media subida la vegetación desaparece y empieza a manifestarse el paisaje casi lunar tan característico de la alta montaña granadina.

Tras siete kilómetros llegamos a un tramo, de nuevo excesivamente corto, de llaneo y ligera bajada, y en breve volvemos a desviarnos, dejando a nuestra derecha Pradollano y ascendiendo a nuestra izquierda camino de la Hoya de la Mora. De nuevo la carretera se empina, y, aunque la temperatura es suave, el sol cae a plomo, y no se divisa ni un atisbo de sombra.

Desde aquí la ascensión ya es continua y constante. Cerca de la Hoya de la Mora las fuerzas empiezan a flaquear y empiezo a hacer cortos tramos andando. De hecho, la mayor parte de los corredores ya se han convertido en marchadores. Yo, por mi parte, empiezo a temerme que he sido demasiado arriesgado manteniendo un ritmo tan vivo hasta este punto.

Pero llego a la Hoya de la Mora, y allí me encuentro, por sorpresa a Marijose y a mi niña Candela. No hay mejor revulsivo para un momento de crisis y tardo casi dos kms en perder la sonrisa de la cara. Dos kms que, por cierto, he vuelto a hacer corriendo.

Los últimos 10 kilómetros, para quien conozca la subida al Veleta son poco menos que un infierno. Con casi 40 kms en las piernas (30 de subida), el Veleta se te muestra en todo su esplendor, tan enorme que parece que está al alcance de la mano. Pero la carretera parece estar hecha a propósito para desesperar al que intenta alcanzarlo. Una vuelta sucede a otra vuelta, y otra más y lo que son poco más de dos kms en línea recta se convierte en casi 10 de sufrimiento. A estas alturas la carretera escasamente es tal, descascarillada por las inclemencias. Aún así, Gaby y Newtunning siguen acompañándome. El primero con su flaca, teniendo todo el cuidado del mundo con los baches, el segundo con su burra, bastante más comodo.

Conforme avanza la subida empieza a hacer efecto lo que he ido comiendo por el camino, y me revitalizo un poco. Los tres últimos kilómetros decido dejar de andar y ponerme a correr. No casualmente, sino porque en un control me dicen que voy el 104, y veo al alcance de la mano llegar entre los 100 primeros de esta prueba mítica.

Esos tres últimos kilómetros resultan agónicos, pero la meta está tan cerca que la cabeza te lleva con más fuerza que las piernas. Sigo subiendo, a todo lo que dan mi corazón y mis pulmones (hay está el registro de la ruta interactiva para atestiguarlo). Y, por último, la meta. Una meta que sabe a gloria más que nunca. Finalmente, puesto 98 en 5h 40′ 44”.

Carrera de fondo en ruta; 12.5 km; dificultad física media; zapatillas Asics 2150

Clasificación 2011, fotos en Ideal.es, crónica en Ideal.es, crónica en “pateando el mundo” por J. Lensruta interactiva (pulsa en “exportar” dentro del enlace para descargar el track).

Edición sin novedades importantes, ésta del 2011 de la Carrera de las Fuerzas Armadas “Las Dos Colinas”. Lo cual, dicho sea de paso, es una buena noticia. Lo es porque se trata de una de las carreras mejor organizadas y seguramente la más bonita de la provincia (al menos en la modalidad de fondo en ruta). Vaya pues por delante mi felicitación al MADOC y a la AALOG21 por la brillantez, reiterada, con la que se realiza esta prueba.

Pincha en la imagen para la ruta interactiva

El recorrido se mantuvo inalterado respecto de la edición de 2010, en la que también participé, y de la que di cuenta en su día. Puesto que lo dicho entonces sigue valiendo ahora, respecto de la espectacularidad y dureza del circuito, os redirijo a la crónica que escribí entonces.

Aunque la decisión de retrasar su celebración respecto del año pasado era un riesgo, y la altas temperaturas de un Junio normal en Granada nos habrían podido pasar factura, lo cierto es que se dio una mañana ideal para correr, con una temperatura máxima de 24 grados que animaban a pisar el acelerador. A ello ayudaba también el numeroso público que se congregó en algunos puntos emblemáticos.

Mi actuación personal, en tiempos de entrenos irregulares (más que justificados) y resistentes pequeños problemas de salud, fue dos minutos y medio peor que en el año anterior, lo que es una diferencia notable y viene a reforzar las sensaciones que me quedaron del MAPOMA. Como no entrene un poco más en serio, cada año más de edad va a ir haciendo un poco más difícil mejorar marcas. Todavía tengo alguna espinita clavada respecto a esto de los tiempos, así que, pasado el verando, habrá que echar el resto.

Del grupo de sospechosos habituales, allí estuvieron Emilio, Vanesa, Xurxo y Lirio. Enhorabuena a todos, y especialmente a Xurxo, al que le seguí la estela poco más de un kilómetro y me acabó sacando más de dos minutos.

10.000m de fondo en ruta homologados por la RFEA; Zapatillas Asics 2150

Clasificación, fotos y diploma en gescon-chip.com; Fotos en Ideal.es; Noticia en Ideal.es; Vídeos de paso por meta

Existen muchas razones para marcar en rojo la fecha en que, cada año desde hace cinco, se celebra la carrera popular dedicada al Padre Marcelino, deportista y profesor del Colegio de los Agustinos de Granada capital.

La primera, y sin dudarlo la más importante, es la ilusión que desprende la organización. Da la impresión de que hasta el último de los miembros de este centro educativo pone algo de su parte, desinteresadamente, para que ésta sea probablemente la carrera organizada con más mimo de toda la provincia. Ello se trasluce en un ambiente de fiesta que no se da en ningún otro evento deportivo en el que yo haya tomado parte por estos lares.

El objetivo de los más veteranos eran los 10.000, pero es de agradecer que haya modalidades y premios para todos, incluida la divertida carrera “yo no puedo con los 10km” y que reduce el recorrido a 3 kms para que nadie, de ninguna edad ni condición física, tenga excusa para practicar y promocionar el deporte.

La segunda razón es que el ambiente popular no desmerece en absoluto el nivel atlético de la prueba. Ningún otro 10.000 provincial está homologado por la Federación, y ningún otro está incluido en su calendario oficial. Eso hace que sea una carrera que el ganador corre por debajo de los 30′, y que atraiga a miembros de primera fila de varios de los mejores equipos de toda la comunidad.

La tercera, por último, es que se celebra en una fecha en la que el tiempo es ideal para la práctica del atletismo de fondo. El de esta mañana era perfecto: sol, un poco de brisa y 20ºC de los que invitan a pisar el acelerador. A pesar de que el perfil tiene algunos repechos, no excesivamente largos y no excesivamente pronunciados, están situados de tal forma que pueden darse condiciones para hacer marca, especialmente desde que se ha cambiado el recorrido para evitar los tramos cuesta arriba que había en el antiguo circuito.

Como siempre, adjunto la ruta interactiva, que incluye el perfil, y desde la que se puede descargar el track en formatos Garmin y Google Earth (pinchad en la opción “exportar”, una vez abierto el enlace).

Ruta interactiva

Entre miembros y simpatizantes, la representación Granabike estaba formada por Fernando Velázquez, Adelaida, Antonio Luis, y Agustín.

En lo personal, mi tiempo y mis sensaciones (sobre todo en los últimos kilómetros) han sido mejores de lo que me esperaba y, de hecho, he mejorado unos segundos mi MMP, que tenía hasta ahora en la prueba de Santa Fe (no homologada). Este tiempo me deja tranquilo en dos sentidos: primero por que por fin tengo un tiempo homologado en los 10.000 por debajo de los 40′ y, segundo, porque me demuestra a mi mismo que no ando tan mal como yo creía para el exigentísimo MAPOMA, la semana que viene. Si hay Dios, que me pille confesado…

Media maratón en ruta homologada; 21095m; zapatillas Asics GT2150

Clasificación, Fotos en Ideal 1, Fotos en Ideal 2, Fotos en Ideal 3, Fotos en Ideal 4, Fotos personales, Fotos de Gaby Guerrero, Fotos en Gescon-chip, Videos en meta 1, Vídeos en meta 2, Vídeos en meta 3, Vídeos en meta 4, Vídeos en meta 5, Vídeos en meta 6, Vídeos en meta 7, Vídeos en meta 8, Vídeos en meta 9.

Ya hemos vuelto a correr las calles de Granada. Un año más, nuestra media se ha desarrollado con un notable éxito organizativo, a pesar de la crisis, con un tiempo ideal para correr, y con un record de participación, que ha casi rozado los 2000 corredores.

Para quien no la conozca, esta es una prueba que merece hacer con un poco de cabeza. Como se ve en la ruta interactiva, la primera mitad es de perfil mayoritariamente llano y cuesta abajo. Las calles del Zaidín y Arabial, hasta que se llega a la Chana, invitan a correr deprisa. Sin embargo, desde la Chana hasta la Avenida de Pulianas, entre los kilómetros 9 y 11.5, la cosa se pone bastante más difícil y es fácil llegar agotado al último tercio.

Desde el km. 15.5 hasta el 18 el recorrido es casi completamente llano y, finalmente, entre el 18 y el 20, poco antes de llegar a meta, el perfil de nuevo se empina. La larga subida por el Camino Bajo de Huétor se hace muy duro, aunque la cercanía de la meta da algo de alas para acabar a tope.

En resumen, es normal hacer la primera mitad entre un minuto y dos más lenta que la segunda, pero hay que tener cuidado para que esta diferencia no sea más grande. Un ritmo muy rápido hasta el kilómetro 10 se paga con toda seguridad al final. Más de uno, incluso con larga experiencia corredora, tendrá ahora la sensación de haber pagado los excesos inspirados por las buenas sensaciones iniciales.

Respecto de la participación Granabike, este año ha sido más numerosa que nunca. A los habituales corredores Vanesa, Aarón, Xurso, Emilio y yo mismo, este año se nos han unido Adelaida, Fernando, Carlos Dikken, Juanjo y Amador. Más efectivos que en muchos clubs específicamente atléticos. Enhorabuena a todos.

En mi caso, quedo más que satisfecho con mi participación. Por una vez puedo decir que he seguido mis propios consejos, y he corrido toda la carrera con excelentes sensaciones. Una media de 4′ 10”/km me han servido para mejorar mi mejor marca, que ahora dejo en 1h 27′ 43”. Me temo que a partir de ahora, seguir mejorando marcas me va a resultar bastante más difícil…

Ruta interactiva  (descargar track aquí)

Pincha aquí para la ruta interactiva

 

Marcha cicloturista cronometrada de bicicleta de carretera, 38km

Track, proyección en Google Earth y análisis IBP para descargar, Fotos en Ideal Digital, Fotos en Picasa (Ramón Ángel Serrano, Jose Manuel Catetochil, Jorge Guevara), Crónica de la prueba en Ideal Digital

Clasificación

Aún me faltaba esta clásica por añadir en este blog. La subida cicloturista al Veleta, en su 17ª edición, es una de las de más solera de las cicloturistas granadinas y, sin duda, una de las que más tirón tienen en los alrededores: algo menos de 600 ciclistas en esta edición del 2010.

La propuesta lo merece: subir desde Granada hasta el segundo pico más alto de la península (después del vecino Mulhacén) en el tiempo más corto posible. En esta ocasión, las circunstancias obligaron a un punto de salida a las afueras de Granada capital (en Cenes de la Vega) y a un punto de llegada un poco más bajo. En lugar de ascender hasta la cumbre del Veleta, como otros años, en esta ocasión la nieve que aún permanece en las cotas más altas ha obligado a que el recorrido fuera unos dos kilómetros más corto.

Lo interesante en este caso no está en el track ni en el perfil. La carretera de subida al Veleta es fácil de encontrar, subiendo el Collado de las Sabinas y abandonando la carretera que conduce a Pradollano poco antes de llegar al CARD en dirección a la Hoya de la Mora. El perfil es también bastante monótono: llano en los escasos 3 kilómetros que distan entre Cenes y Pinos Genil y, a partir de ahí, una subida de inclinación casi constante hasta la meta. La pendiente media es del 7-8%, con algunos tramos en la zona de las Sabinas en torno al 10-12%, y algunas rampas pasada la Hoya de la Mora que se acercan al 10% y que se hacen bastante duras por el mal estado del firme (el asfalto de hecho desaparece en algunos puntos). Es pues la continuidad de la subida lo que le confiere su especial dureza a esta prueba. Además de dotes escaladores, se requiere una cierta estabilidad de ánimo para soportar un esfuerzo tan prolongado sin ningún descanso. Como prueba, en sólo 38 kms se alcanza un respetable índice de dificultad IBP de 161.

Mucho más interesante es el cambio de entorno que se va produciendo conforme se asciende, pasando por la Vega, el Pinar y, finalmente, el sorprendente paisaje casi lunar de la alta montaña. Este año, además, quedaban importantes restos de nieve en los últimos kilómetros, de tal manera que parecía que la carretera en algunos tramos estuviera excavada en el hielo. Muchos ciclistas no quisieron perderse la oportunidad de fotografiarse junto a las impresionantes paredes de nieve que bordeaban la carretera, lo que convirtió el recorrido en una curiosa fiesta multicolor. Más que ningún otro año, se ha respirado ese ambiente verdaderamente cicloturista, al margen de la competición, que debería reinar en este tipo de pruebas.

Ruta interactiva

Haz clic en cualquier punto de la imagen para la ruta interactiva

Carrera de fondo en ruta; Superficie de asfalto, empedrado y adoquín; 12.6 km; Zapatillas Mizuno Wave Precision 9

Fotos, Track para descargar (.gpx), Track en Google Earth (.kml), Clasificación (nuevo)

El que avisa no es traidor, ésta es una carrera de perfil demoledor. En la primera subida, hacia la Alhambra, se alcanzan porcentajes de hasta el 20%, y de nuevo volvemos a encontrar tramos más cortos de porcentajes similares varias veces en el interior del Albayzín. La dureza, sin embargo, se combina con la espectacularidad del recorrido.

Prácticamente lo más bonito que Granada tiene que ofrecer. El primer tramo a lo largo de la avenida de Pulianas, primero, y de la C/Elvira después, es casi completamente llano. Desde Plaza Nueva la cosa se complica y ascendemos la larga cuesta que sube la Calle Gomérez, pasa por debajo de la Puerta de las Granadas, y sube por la arboleda de la Alhambra, hasta el arranque de la Cuesta de los Chinos, una bajada endiablada, con un largo tramo de empedrado muy irregular y que a más de a uno le habrá supuesto algún pequeño susto.

Después de bajar por la Carrera del Darro, junto al río que le da su nombre y llegar de nuevo a Plaza Nueva, nos adentramos en el Albayzín por la C/San Juan de los Reyes y, al final de ésta, nos encontramos que el Colegio del Ave María se encuentra abierto en sus dos extremos, y que el recorrido cruza su patio de lado a lado para salir al Camino del Sacromonte.

Desde el camino del Sacromonte enfilamos de nuevo hacia el Albayzín, en el que nos espera un durísimo subeybaja que nos coloca, tras bastante callejear, en la Calle de las Tomasas (no sin antes pasar por lugares emblemáticos como la Calle del Agua, Plaza Larga, o el Mirador de San Nicolás), para enfilar la bajada por el Carril de la Lona, el Zenete y Calderería, para salir por último a la C/Elvira y desandar la parte de llano de vuelta hacia el Acuartelamiento de la Calle Pulianas donde tomamos la Salida.

Marijose ha hecho una ruta fotográfica paralela y se ha apostado en algunos de los puntos más bellos: la bajada de la Carrera del Darro, el Cruce de la Lona con el Zenete, y C/Elvira, desde donde están tomadas las fotos que acompañan a este post.

Esta vez Granabike estaba representado por Guillermo Aguado, Agustín Barbero y éste que escribe. Mi experiencia de la carrera, como la de mis compañeros, ha sido inmejorable: hemos salido con unos 10 ºC, pero con un cielo radiantemente azul. Aunque la temperatura ha ido subiendo a lo largo del recorrido, en ningún momento ha resultado incómoda para correr, hasta el punto de que muchos de los corredores no hemos tenido que hacer uso de los avituallamientos. Por otra parte, la organización ha sido más que correcta. Había miembros de las FFAA apostados en prácticamente cada esquina, de modo que perderse o despistarse en el laberinto del Albayzín era  imposible, la entrega de dorsales ha sido ágil y rápida, y las instalaciones del acuartelamiento se ajustaban perfectamente a las necesidades de una carrera de esta magnitud (en la que hemos corrido, finalmente, casi 700 atletas).

Ruta interactiva

Pulsa en cualquier punto de la imagen para la ruta interactiva

Ya está abierto el plazo de inscripción del circuito del Gran Premio de Fondo de la Diputación de Granada 2010, una excelente excusa para hacer deporte y conocer excepcionales rincones de nuestra provincia al ritmo que marquen tus zapatillas.

Toda la información e inscripciones en: http://www.dipgra.es/inicio/competiciones.php?area=233&codigo_competicion=32

Acceder a GPF Granada

Carrera de fondo en ruta, 9km 300m, Zapatillas Mizuno Air Wave Precision 9

Track para descargar, Fotos personales de la carrera, vídeo de la llegada (dorsalchip), y en unos días fotos y clasificaciones en la página web del club de atletismo Alcazaba

DSCF1406

Hoy mismo se ha celebrado la que, para mi, es la carrera que abre la temporada de Otoño-Invierno 2009-’10 (iba a serlo el Duatlón de Armilla, pero corramos un tupido velo sobre las razones de su suspensión que, sinceramente, aún me escuece).

Muy buena nota para la gente de la carrera, que ha dispuesto un recorrido llano y bonito, por la Vega granadina, en su mayor parte de asfalto – salvando un tramo de 1’5 kms de tierra que se atragantaba un poco -. Son la poli, así que también era de esperar que los aspectos relacionados con la organización y la seguridad salieran bien, ¿no? 🙂

Esta carrera cierra el círculo perfecto del atletismo popular en Granada. Ya tenemos la media maratón, que atraviesa Zaidín, Centro, Chana, y Norte, la Carrera de las Fuerzas Armadas, que sube a la Alhambra, el Albayzín y el Sacromonte, y ésta, que discurre por la Vega. Todos los alicientes de una ciudad única en tres carreras muy bien repartidas a lo largo del año (especialmente éste, que la media se traslada a Diciembre). Si se me olvida alguna zona, ruego que me perdonen, y esperemos que pronto se organice una carrerita también por allí.

Para mi la carrera ha ido conforme a lo esperado en lo que se refiere al tiempo y el puesto. (37’42” y 26º respectivamente) pero, menos lobos caperucita, que si le echo un vistazo a la velocidad superpuesta al perfil hay algo que no cuadra: empecé corriendo a casi 16 kms/h y a media carrera estaba raspando los 14 kms/h. Eso no es una carrera de fondo bien corrida; es más es un buen ejemplo de carrera corrida sin cabeza. En realidad, creo que he me ha salido mal el órdago, he intentado correr los 9km 300m por debajo de los 37′ con el objetivo de estar a la altura de bajar de los 40′ en el próximo 10000 pero, seamos realistas, no se puede ir a por el objetivo de la temporada en la primera carrera. Habrá que bajar un par de kilillos y currarse las series…

Perfil

De todas formas, lo de las marcas es una frikada y yo soy el primero en darme cuenta. A la gente como yo, Spanjaard los pone en su sitio, con razón, en su blog (filosofía e ironía reconcentradas). A lo mejor hasta podía haber disfrutado más si hubiera mirado el reloj algo menos…

Porque el recorrido lo merecía, ahí tenéis las fotos que ha hecho Marijose en el carril-bici del Genil para demostrarlo (enlace arriba). Y para quien quiera repetirlo, os dejo en enlace a la ruta interactiva:

RunMapPincha en cualquier punto de la imagen para acceder