Posts etiquetados ‘Sacromonte’

Ruta de trail running nocturno; Dificultad física: alta; Dificultad técnica: media; 17.04 kms; Zapatillas Asics Trabuco 13

Nuestro modesto club por fin empieza a crecer. Fuimos nueve corredores los que nos adentramos anoche por los recovecos de la Granada cercana y, a la vez, menos conocida, para completar una ruta que no dejó a nadie indiferente, casi una integral del Parque Periurbano.

Pincha en la imagen para acceder a la ruta interactiva (y descargar el track)

El punto de partida es la Ermita de San Miguel Alto, a la espalda del Albayzín. Desde el descampado trasero de la Ermita, tomamos una vereda que se introduce rápidamente entre pinos para dar salida, primero, al cortafuegos de la Abadía del Sacromonte y, después, tras los primeros dos kilómetros de ruta, a la misma Abadía.

Desde la Abadía descendemos por asfalto a la Dehesa del Sacromonote, desde donde enganchamos el camino de Beas. Poco después de que desaparezca el asfalto, un puente a mano derecha nos permite salvar el Darro y seguir por su orilla durante dos kilómetros más, oyendo el rumor del río entre las zarzas, ascendiendo suavemente su curso, y salvando los dos arroyos que dan al cauce principal. Al final de esta zona tranquila nos encontramos el antiguo cortijo de Jesús del Valle, hoy en ruinas, en el que hacemos una breve parada.

Seguimos nuestro camino a la derecha, por la pista principal, pero abandonamos ésta casi de inmediato para introducirnos en una empinada trialera que empieza a castigar nuestras piernas. Haciendo un breve rodeo nos acabamos encontrando la no menos dificultosa Vereda del Árbol Caído, que conduce al Cerro del Sol, en el Llano de la Perdiz, cerca de la cancela de la que arranca el camíno de Dúdar.

Nos quedamos deambulando un rato por el Llano, en parte porque, en la oscuridad, yo me desoriento y me cuesta encontrar la bajada hacia la vereda del Quejigal del Darro (la famosa vereda de las “cinco curvas”). Cuando finalmente la encontramos, hacemos un rápido descenso de las primeras tres curvas, pero abandonamos la vereda señalizada para quedarnos a media ladera y llanear durante un largo trecho, en el que el camino se pone dificultoso, con una pizca de peligro a veces, pero que merece los arañazos en las piernas por la vista de Granada iluminada que se va abriendo al fondo del valle ante nuestros ojos.

Poco antes de que la vereda acabe en el cortafuegos de la Dehesa del Generalife, descendemos por unas zetas escondidas hacia la vereda baja del Quejigal, esta sí, bien conocida por ciclistas y senderistas. Sin embargo, nos quedamos en esta vereda poco tiempo, porque un kilómetro escaso más adelante de nuevo tomamos una estrecha (y tupida) vereda que nos situa en la Acequia de la Alhambra; un rincón escondido, de enorme encanto, y muy poco conocido, que discurre por un lateral del Generalife. Para terminar la parte aventurera de la ruta, tomamos una última vereda entre la arboleda que nos conduce casi hasta la Fuente del Avellano, donde retomamos algo de nuestras fuerzas.

Ya estamos de vuelta en Granada, pero falta llegar de nuevo a la Ermita de San Miguel. Trepamos por las callejuelas del Albayzín, sin dejar de visitar el mirador de San Nicolas, la Plaza Larga y la Plaza del Aliatar, para llegar, por la placeta del Mentidero a la Cruz de Piedra y salir del barrio por las cuevas de San Miguel, donde algún troglodita se lleva la sorpresa de ver ante su cueva a una serpentina de corredores con sus frontales iluminados…

Carrera de fondo en ruta; Superficie de asfalto, empedrado y adoquín; 12.6 km; Zapatillas Mizuno Wave Precision 9

Fotos, Track para descargar (.gpx), Track en Google Earth (.kml), Clasificación (nuevo)

El que avisa no es traidor, ésta es una carrera de perfil demoledor. En la primera subida, hacia la Alhambra, se alcanzan porcentajes de hasta el 20%, y de nuevo volvemos a encontrar tramos más cortos de porcentajes similares varias veces en el interior del Albayzín. La dureza, sin embargo, se combina con la espectacularidad del recorrido.

Prácticamente lo más bonito que Granada tiene que ofrecer. El primer tramo a lo largo de la avenida de Pulianas, primero, y de la C/Elvira después, es casi completamente llano. Desde Plaza Nueva la cosa se complica y ascendemos la larga cuesta que sube la Calle Gomérez, pasa por debajo de la Puerta de las Granadas, y sube por la arboleda de la Alhambra, hasta el arranque de la Cuesta de los Chinos, una bajada endiablada, con un largo tramo de empedrado muy irregular y que a más de a uno le habrá supuesto algún pequeño susto.

Después de bajar por la Carrera del Darro, junto al río que le da su nombre y llegar de nuevo a Plaza Nueva, nos adentramos en el Albayzín por la C/San Juan de los Reyes y, al final de ésta, nos encontramos que el Colegio del Ave María se encuentra abierto en sus dos extremos, y que el recorrido cruza su patio de lado a lado para salir al Camino del Sacromonte.

Desde el camino del Sacromonte enfilamos de nuevo hacia el Albayzín, en el que nos espera un durísimo subeybaja que nos coloca, tras bastante callejear, en la Calle de las Tomasas (no sin antes pasar por lugares emblemáticos como la Calle del Agua, Plaza Larga, o el Mirador de San Nicolás), para enfilar la bajada por el Carril de la Lona, el Zenete y Calderería, para salir por último a la C/Elvira y desandar la parte de llano de vuelta hacia el Acuartelamiento de la Calle Pulianas donde tomamos la Salida.

Marijose ha hecho una ruta fotográfica paralela y se ha apostado en algunos de los puntos más bellos: la bajada de la Carrera del Darro, el Cruce de la Lona con el Zenete, y C/Elvira, desde donde están tomadas las fotos que acompañan a este post.

Esta vez Granabike estaba representado por Guillermo Aguado, Agustín Barbero y éste que escribe. Mi experiencia de la carrera, como la de mis compañeros, ha sido inmejorable: hemos salido con unos 10 ºC, pero con un cielo radiantemente azul. Aunque la temperatura ha ido subiendo a lo largo del recorrido, en ningún momento ha resultado incómoda para correr, hasta el punto de que muchos de los corredores no hemos tenido que hacer uso de los avituallamientos. Por otra parte, la organización ha sido más que correcta. Había miembros de las FFAA apostados en prácticamente cada esquina, de modo que perderse o despistarse en el laberinto del Albayzín era  imposible, la entrega de dorsales ha sido ágil y rápida, y las instalaciones del acuartelamiento se ajustaban perfectamente a las necesidades de una carrera de esta magnitud (en la que hemos corrido, finalmente, casi 700 atletas).

Ruta interactiva

Pulsa en cualquier punto de la imagen para la ruta interactiva

Ruta pedestre mixta por calles de empedrado granadino y veredas de montaña. 10’32 kms. Zapatillas de Trail Salomon 3D XA-Pro. 

Track descargable (gpx), Vista en Google Earth (klm).

Aaron Hicks, Julián y Pablo, del club Triatomix, y yo hemos realizado esta tarde una estupenda ruta mixta, por las angostas calles y cuestas del Albayzín y el Sacromonte, y por las casi imposibles rampas del cerro de San Miguel. Una hora justa para cubrir 10 durísimos kms, sin un solo metro de llano y con más de una pendiente por encima del 25%.

abadia

El punto de encuentro era Plaza Nueva. Desde allí hemos subido zizagueando por el Albayzín hasta salir de él por la Cruz de Rauda y llegar, por esas endiabladas cuestas por las que se aventuran cada día los “trogloditas” del barrio, hasta la Ermita de San Miguel Alto. 

El siguiente tramo, rompepiernas, nos ha llevado, ya integramente por sendero, desde San Miguel Alto hasta la Abadía del Sacromonte, por los cerros de San Miguel y San Cecilio, bajando y remontando los dos barrancos que separan los dos sacros lugares.

Desde la Abadía hemos llegado hasta la Dehesa del Sacromonte, y, tras dudar si aventurarnos hacia el camino de Beas, hemos decidido volver por la carretera del Sacromonte, de la que nos hemos desviado para cruzar las “chumberas” del Sacromonte y subir de nuevo, otra vez por sendero y entre cuevas, a la Ermita de San Miguel.

Finalmente, Pablo, Aarón y Julián se han tirado a tumba abierta hacia el Albayzín (tomándomelo yo con más calma), cruzándolo por las Calles Pagés, Del Agua, el Palacio de Daralhorra, y Zenete, para acabar otra vez en Plaza Nueva.

city-trail-sacromonte

perfil-sacromonte