Posts etiquetados ‘Senderismo’

Ruta de trekking de alta montaña; 19 kms (recomendable sólo la última semana de mayo y las dos primeras de Junio, coincidiendo con el deshielo).

Fotos, Fotos de Pablo, Track (.gpx)

Sólo una breve reseña para dar fe de esta fantástica ruta, que hago por segunda vez, esta vez tranquilamente, andando con MJo y los amigos (Pablo, Marga, Maya y todos los demás, muchas gracias por este día tan estupendo).

Para llegar al punto de partida salimos con los coches de Güéjar Sierra por la carretera que sale hacia el Maitena. Justo al salir del pueblo un desvío asfaltado señalizado marca el camino que conduce al Collado del Alguacil. Tomamos esta carreterita, que sale con gran pendiente, y conducimos un par de kilómetros hasta encontrar un paso entre dos grandes rocas. Justo a continuación encontraremos un desvío a la derecha, con una señal de dirección prohibida (antes había también un cartel indicador, pero ya sólo queda el poste). Este es el camino que debemos seguir.

El camino primero baja hacia el río, cruza éste por un puente y continúa, todavía asfaltado, con gran pendiente. Bien, no abandonamos ese camino en ningún momento. Primero se pierde el asfalto y a continuación nos vamos encontrando una serie de curvas y desvíos a derecha e izquierda que debemos ignorar. Tras conducir durante unos 25 minutos se corona un collado junto a una caseta del ICONA y unos 1000 metros más adelante encontramos una cadena cortando el paso junto a una boca de la llamada Acequia del Papeles, que es nuestro punto de partida para la caminata.

La pista principal que parte de este punto lleva al refugio de Peña Partida, anque nosotros la abandonamos para andar paralelos a ella por la cresta que corre a la derecha, sin alejarnos demasiado de la pista principal en ningún momento. Desde detrás del refugio continúa una vereda que en unos cuatro kms alcanza la parte alta del fantástico paraje de  los Lavaderos.

Como puede verse en el mapa desde allí descendimos bruscamente, aprovechando la nieve, que aún quedaba en grandes cantidades, para bajar seguramente y evitar las rocas y alcanzar la Acequia del Papeles y la hoya al pie de la Covatilla desde donde está tomada la foto de la cabecera de este post.

Llegados a este punto, tocaba repostar y disfrutar del paisaje largamente, mientras nuestro compañero Guillermo aprovechaba para subir una lengua de nieve de más de un kilómetro y hacer una espectacular bajada con la tabla de snow (que había llevado a la espalda todo el trayecto).

Tras el almuerzo y la siesta tocaba regresar, tomando esta vez el camino que discurre paralelo (primero) y por encima (después), de la misma acequia, de vuelta a la cadena donde habíamos dejado los coches. En total, 19 kms, con buen tiempo pero que la altura hace bastante más difucultosos que otras rutas de longitud similar.

Mapa interactivo de la ruta

Pincha en cualquier punto de la imagen para el mapa interactivo

Pincha en cualquier punto de la imagen para el mapa interactivo

Ruta de Trekking de media montaña; 15 kms; pista forestal, vereda de montaña y campo a través. Dificultad: Fácil sin nieve, Moderada con nieve

Fotos (Cortesía de Pablo y Marga), Ortofoto de la ruta, Fichero Google Earth (.kml), Track GPS (.gpx)

Hoy hemos cerrado una ruta que llevaba en la recámara varios meses: rodear el Cerro Huenes. Una ruta de 15 kms que normalmente habría resultado asequible pero que la nieve ha dificultado considerablemente.

Partiendo desde la pista principal de la Cortijuela, el rodeo por la cara oeste del Huenes ha transcurrido sin problemas, salvo por la desaparición de Kewi, el perro adoptivo de Pablo y Marga que nos ha mantenido en vilo todo el camino (más noticias al final). 

Llegado el refugio de Fuente Fría ha hecho aparición la nieve y, desde ahí, conforme íbamos ganando altura el manto se ha ido espesando más y más, hasta alcanzar más de 50 cms en muchos tramos. Desde la caseta forestal junto al Huenes nos hemos desviado un poco hacia el Este, para hacer la parada de rigor para el almuerzo en la Llanada del Chopo, situada entre el Cerro Huenes y el Cerro de las Minas.

Una vez repostados, hemos avanzado campo a través por un bonito bosque de encinas, dejando a nuestra izquierda el Cerro de las Minas y el Cerro Gordo (que nos hemos quedado con ganas de coronar), y hemos recorrido parte de la cuerda entre Cerro Gordo y el Pico de la Carne.

Sin llegar a coronar el Pico de la Carne, hemos encontrado finalmente una vereda que bajaba por el Barranco de las Majadillas hasta el Puente de los Siete Ojos, en la pista principal de la Cortijuela de nuevo. Desde allí ya solo quedaba regresar por la pista hasta la placeta del Canal de la Espartera, donde habíamos dejado los coches. 

Durante todo este último tramo todos andábamos ya un poco nerviosos, tras cuatro horas sin saber de Kewi. Nervios injustificados, al fin y al cabo, porque el dichoso animal se había dejado “adoptar” (y alimentar) temporalmente por una familia que pasaba el domingo tranquilamente en el área recreativa de la placeta del Canal de la Espartera. Como podéis ver, no es que el bicho estuviera particularmente estresado por nuestra ausencia… Aún así, va por él.

Asistieron: Pablo, Marga, Marijose, Natalia, Laura, Patricia, Tomi, César, y nuestros amigos “animales no humanos” Kewi, Dulce y (To)Más. ¡Ah! Y un tipo que andaba perdido allá por la Llanada del Chopo, y que, si no es por nosotros, todavía andaba dando vueltas por aquellos cerros 😀

Besos a tod@s

perfil-huenes

Ruta de montaña en dos tramos: 1º Ruta de la Cañada del Sereno (14 km),  2º Cerro del Sanatorio (3,5 km); pista forestal, sendero y veredas de montaña; dificultad física: media; dificultad técnica: baja; Tracks; Fotos Picasa

Nuevo episodio de nuestra saga senderista. Ni el frío, ni los pocos copos de nieve que nos han caído nos han desanimado de hacer la ruta de hoy. Inicialmente teníamos planeada una ruta por los alrededores de la Vereda de la Estrella, pero la información que nos habían facilitado sobre la presencia de grandes cantidades de nieve (y lo que es peor, placas de hielo) nos ha hecho replantearnos el recorrido y desplazarnos al Parque Natural de Sierra de Huétor.

El plato fuerto de la ruta era la Cañada del Sereno, así que hemos dejado el coche a la salida del Cortijo de Carialfaquí, en la pista principal de la Alfaguara a Prado Negro, y hemos subido la cuesta que lleva a la vereda de la cañada. Para quien no la conozca, se trata de una vereda espectacular a unos 1400 m de altitud. Primero asciende hasta una serie de miradores desde los que se puede disfrutar una estupenda vista, a corta distancia, de la mayor parte de las pequeñas cumbres de la Sierra de Huétor, y, a gran distancia, de los grandes picos de Sierra Nevada (incluyendo el Mulhacén, la Alcazaba y el Veleta). A continuación, entre pinos, encinas y quejigos, desciende hasta la Casa Forestal de Los Peñoncillos, junto a la A92.

Natalia, Manolo y yo en la Cañada del Sereno

Natalia, Manolo y yo en la Cañada del Sereno

Perspectiva de la Cañada del Sereno

Perspectiva de la Cañada del Sereno

Desde Los Peñoncillos hemos subido la pista que asciende junto a las primeras aguas del río Darro, para abandonarla en el último tramo por la vereda señalizada que nos llevaba de vuelta al primer tramo de la pista de inicio. 

Vereda de ascenso al regreso

Vereda de ascenso al regreso

Esos 14 km nos han sabido a poco, así que nos hemos montado en el coche para dejarlo tras el primer kilómetro de la pista  Alfaguara-Puerto Lobo. Desde allí hemos tomado el carril que lleva al Cerro del Sanatorio, donde se encuentran las ruinas del antiguo Hospital de tuberculosos (objeto de leyendas de apariciones). Como postre, pues, hemos subido al cerro, hemos visitado las ruinas, y hemos rodeado el cerro por la cara de atrás para volver al punto de partida. 

Ruinas del Sanatorio

Ruinas del Sanatorio

)

Cansados pero contentos 🙂

Ortofoto 1: Cañada del Sereno

ortofoto-sereno

Ortofoto 2: Cerro del Sanatorio 

ortofoto-sanatorio

Perfiles:

perfiles

Esta navidad mi pequeño objetivo personal era enfrentarme a los excesos corriendo a diario y llegar a la cifra de 100 kms en los 7 días entre Nochebuena y Nochevieja. El objetivo se ha cumplido (107 kms, en realidad), lo que además me ha dado la oportunidad de recorrer los alrededores de los dos pueblos de Jaén en los que he pasado las vacaciones: Torreblascopedro, en la Vega Baja del Guadalimar (el pueblo de mi infancia), y Torres de Albanchez, en la Sierra de Segura (el pueblo de mi familia política): variedad de paisajes para no aburrirse.

Día 1: Vía Verde del Guadalimar

12.8 km; camino rural y asfalto; zapatillas de trail (Salomon 3D); TRACK

Por lo pronto la Vía Verde del Guadalimar es solo un proyecto, un intento de recuperar para uso deportivo y lúdico parte de la Vía Férrea (que pudo ser y nunca fue) entre Linares-Baeza y Utiel, en la Comunidad Valenciana. De hecho, la historia de esta inacabada vía férrea merecería un post aparte, por curiosa. Se trata de un proyecto de la época de la II República que se comenzó en 1927 y se interrumpió en 1934. Se dejó prácticamente terminada, con todos sus puentes, túneles, desmontes, e incluso estaciones y apeaderos. Ocupó durante años a cientos de personas de los pueblos que iba a atravesar y, de haberse construido, habría sido un eje vertebrador de las comarcas a su paso, eludiendo el paso por el centro de la Península. Habría sido, de hecho, un importante factor descentralizador (por lo que es es comprensible que a la dictadura no le interesase retomarlo). 

Dicha vía férrea es ahora fundamentalmente un largísimo camino, que en los distintos pueblos enlaza con los caminos rurales de la zona. A su paso por Torreblascopedro puede encontrarse saliendo del pueblo por el camino que sale a la derecha del C.P. San José Artesano hacia el depósito del agua. Pasado este y el paso a nivel sin barrera que se encuentra 200 m más abajo, se dobla a la izquierda hasta encotrar la boca del popularmente conocido “Túnel Negro”. Éste pertenece ya a la línea, de modo que si, en lugar de entrar en el túnel seguimos la vía en sentido contrario, nos encaminamos en la dirección hacia Linares Baeza (que se encuentra a 13 kms aproximadamente).

Mi ruta completa fue la siguiente: Desde casa bordeé el pueblo en busca del camino del depósito, enganché la vía en dirección norte, atravesé el “Túnel Blanco”, y seguí por la vía hasta llegar al depósito de agua de la pedanía de Guadalimar; desde allí al pueblo mismo de Guadalimar y, finalmente, por asfalto, de vuelta a Torreblascopedro.

Ruta de la Via Verde del Guadalimar

Ruta de la Vía Verde del Guadalimar

Día 2: Torreblascopedro-Linares-Torreblascopedro

20.8 km; asfalto; zapatillas de rodaje (Nike Pegasus+ 2007)

Rodaje largo, sin nada que destacar, por el asfalto de la carretera entre Torreblascopedro y Linares. Lo único reseñable, la longitud (20.8 kms) el ritmo (1h 37′), algo en realidad nada recomendable para un simple rodaje fuera de temporada. 

Día 3: Camino alto y cerro del Castillo en Torres de Albanchez

12.8 kms; camino rural, asfalto y sendero de montaña; zapatillas de trail (Salomon 3D)

Primer contacto con los senderos y los caminos de la Sierra de Segura de las vacaciones. Un rodaje largo en su mayor parte por camino rural (Carrascalejo y Camino Alto), aunque en el último tramo intenté rodear el cerro del Castillo por el sendero circular catalogado como PR (pequeño recorrido) que sale por detrás del campo de fútbol del pueblo.

Este sendero es corto (unos 2.5 kms), pero es una verdadera joya para los amantes del trail: estrecho, umbroso, rompepiernas, lleno de musgo y hierba, rodeado de vegetación y con unas vistas estupendas sobre el valle del Onsares, entre los recovecos que dejan los pinos. Desafortunadamente, a causa de trabajos forestales, hay decenas de pinos cruzados sobre el camino, lo que hace avanzar por el camino, no sólo incómodo, sino también peligroso. Por ello, abandoné el intento a medio sendero y deshice el camino andado hacia el campo de fútbol y el pueblo. Otra vez será.

Día 4: Ruta de la Cuerda

20.3 kms; camino rural, asfalto y sendero de montaña; zapatillas de trail (Salomon 3D); TRACK

La verdadera etapa reina de estas vacaciones, y también el paseo más espectacular que puede hacerse por estos lares. La Cuerda es parte de un GR (Gran Recorrido) que va desde La Puerta de Segura hasta Villarrodrigo. A la salida de Torres (desde el Hotel Zahara de los Olivos) se divisa una cadena de puntales coronados por pinos que separa el término de Torres del de Génave. La Cuerda discurre por las cimas de dichos puntales, recorriendo la cadena de Este a Oeste.

Para subir a la Cuerda hay dos caminos. Uno de ellos es un PR que sale desde el camino alto (marcado en el mapa). El otro parte de la Hoya del Capataz, y será objeto de otro post la próxima vez que visite el pueblo.

Encontrar el nacimiento del PR en el camino alto no es fácil: desde la carretera de Génave hay que coger la pista de la Fuenfría. Se avanza por dicha pista, se ignora el primer desvío a la derecha, y se toma el segundo (este es el Camino Alto, que acabaría en el Carrascalejo). Unos 800 metros desde el comienzo del Camino Alto hay un árbol solitario entre los olivos: si se bordean los olivos que se encuentran a la izquierda de este árbol por el margen derecho (esto es, siguiendo el límite imaginario entre los olivos y el árbol), y una vez que se pasan unas zarzas que se encuentran a la derecha, se encuentra una vereda. Dicha vereda es el PR, que hay que seguir ladera arriba (con porcentajes de entre el 20 y el 30%, a veces hay que ir casi trepando ayudado con las manos) hasta encontrar el GR de la Cuerda.

Una vez que se engancha la cuerda, hacia la izquierda se puede ir hacia la Hoya del Capataz, un antiguo abrevadero de ganado entre los pinos (pasando primero por los restos del cortijo de las Canalejas) y hacia la derecha, en el sentido que yo seguí, hasta la Ermita de la Virgen del Campo. Tanto en uno como en otro caso hay que estar muy atento a las señalizaciones (una línea roja y una blanca paralelas, que indican que estás en un GR), porque a veces la vereda se pierde y hay que darse “un garbeo” por los alrededores hasta que se encuentra la siguiente indicación.

Una vez llegado a la Ermita, decidí no volver todavía al pueblo. Así que seguí la carretera un par de kms hasta la pedanía de la Fuente de la Carrasca, para volver finalmente por camino de la Fuente de la Mujer.

Ruta del Camino de la Cuerda

Ruta del Camino de la Cuerda

Día 5: Ruta de los Cortijos

20.3 kms; camino rural; zapatillas de trail (Salomon 3D); TRACK

Tercera paliza de las vacaciones, esta vez por la parte baja de Torres de Albanchez. Esta ruta tiene menos interés paisajístico, pero tiene un gran interés etnográfico, puesto que atraviesa algunos de las cortijadas que formaban parte de la basta red que abarcaba toda la Sierra de Segura y que daba cohesión y habitabilidad a esta zona (que carece de grandes poblaciones; los pueblos más grandes hoy en día rondan los 3000 habitantes). Como digo, esta ruta permite hacerse una idea bastante cabal de cómo era la vida por aquí hace no más de 50 años.

Para encontrar esta ruta hay que salir del pueblo por la calle que sale a la izquierda un poco por encima del consultorio médico. El final de esa calle se convierte en un carril; si no lo abandonamos en los kms siguientes nos encontraremos con los cortijos de la Hoya y la Tala, en su mayor parte abandonados y derruidos, aunque aún quedan algunas casas para uso agrícola esporádico en pie. 

Si no se abandona el carril principal, en unos 10kms (desde el principio de la ruta) se alcanza la carretera que sube al pueblo, por lo que la ruta puede cerrarse desde aquí. Si se atraviesa la carretera y se continúa el carril en camino al circuito de Motocross se acaba llegando al Río Chico (un afluente estacional del Onsares, a su vez afluente del Guadalimar). Se cruza el riachuelo por un puentecillo de hormigón y se continúa el carril hasta alcanzar una ancha pista. Esta pista a la derecha conduce hacia la carretera de Siles; hacia la izquierda atraviesa el cortijo del Vaquerizo y permite cerrar la ruta sin pisar asfalto. No hay mas que seguir esta pista, primero subiendo entre pinos y después bajando entre olivos, de nuevo hacia el Río Chico, en un punto más alto.

Antes de cruzar el río se divisa el pueblo a lo lejos, por lo que no es difícil orientarse para volver. Yo opté por ir siguiendo los caminos que encontraba  entre los olivos y que me condujeron hacia el pueblo por la llamada “Loma del Gato”. Esa subida, sin embargo, es realmente dificultosa, con porcentajes de más del 25%, por lo que no queda más remedio que hacer algunos tramos andando.

Ruta de los cortijos

Ruta de los cortijos

Día 6: Vega de Campillo del Río

21.8 kms; camino rural, asfalto; zapatillas de rodaje (Nike Pegasus+ 2007); TRACK

Ya de vuelta en Torreblascopedro para la Nochevieja, no quería despedirme del año sin repetir esta ruta por algunos de los escenarios de mi infancia (sobre mi Motoretta 3 camino de la piscina de Campillo y las albercas en las que nos bañabamos en verano furtivamente…).

Esta ruta parte del pueblo, saliendo por el camino de la cooperativa Ntra. Sra. del Olivo, en las Eras. Éste enlaza con el Camino Real o Camino Alto, que hacia la derecha conduce a Campillo del Río. Se atraviesa el pueblo y, desde aquí, parte a la derecha la carretera que discurre a lo largo de la Vega Media del Guadalquivir hasta casi el punto en el que desemboca con el Guadalimar. Desde ese punto, hay que seguir la carretera (prácticamente convertida ya en un camino rural, porque los baches se han convertido en tramos enteros sin asfalto) hasta volver a Torreblascopedro. 

 

Ruta de la Vega de Campillo del Rio

Ruta de la Vega de Campillo del Río

Cuarta ruta de la saga, de nuevo con Manolo “El Niño de los Riscos”, Natalia, Marijose y yo. A pesar de nuestros esfuerzos por convencer a nuevos andarines, y lo asequible de la ruta de hoy, el grupo de nuevo se ha quedado en el cuadro básico.

Lo que hemos hecho hoy ha sido en realidad media ruta, pero lo escarpado del camino y lo bonito que las últimas lluvias han dejado el paisaje, han permitido disfrutar de un estupendo paseo.

Riscos a la vera de la Senda de la Boca de la Pescá

Riscos a la vera de la Senda de la Boca de la Pescá

Para empezar hemos dejado el coche frente al cortijo Parejo, desde donde hemos tomado la vereda que sube al aparcamiento del Canal de la Espartera para ir abriendo boca (ver post anterior). Desde ahí hemos tomado un tramo del sendero adaptado hasta llegar a la senda del Cerro de las Pipas y la Boca de la Pescá (Cañada Real del Padul al Pico del Veleta).

Granada al fondo

Granada al fondo

Después de ir subiedo y bajando algunos de los cerrillos quedan al lado de la senda hemos tomado el desvío que a la izquierda serpentea hacia la cima del cerro de la Boca de la Pescá, donde nos hemos encontrado a numerosos senderistas que, como nosotros, disfrutaban de esta estupenda mañana otoñal.

Marijose en la cima

Marijose en la cima

Desde la cima del cerro hemos descendido por un dificultoso cortafuegos hasta encontrarnos de nuevo con la cañada, que corre paralela al Canal de la Espartera hasta la cámara de la Central Eléctrica de Dílar. De haber seguido habríamos bajado hacia el río Dilar, pero en la misma cámara hemos hecho meta para volver por la Cañada hasta el arenal de Parejo hasta el cortijo donde habíamos dejado el coche.

En resumen, sólo unos 10 kms en unas 2h 45′, pero unas vistas espectaculares y una compañía aún mejor.

Espectacular vista desde la ladera de la Boca de la Pescá

Espectacular vista desde la ladera de la Boca de la Pescá

Todas las fotos de la ruta en http://picasaweb.google.es/jcesar1974/RutaSenderistaBocaDeLaPesc#

Panorama de la zona de la ruta, desde los Llanos del Purche

Panorama de la zona de la ruta, desde los Llanos del Purche

Chicos y chicas, muchas gracias por haber hecho esta tercera ruta de nuestra saga (que espero que sea larga) realidad. Os dejo una descripción de la ruta para vuestra información y la de todos aquellos que quieran repetirla, y unas fotillos. Las cuarenta fotos las tendréis disponibles en http://picasaweb.google.es/jcesar1974

Hemos dejado al “save-the-drama-4-your-momma”-móvil 🙂 en el restaurante del Purche. Desde allí hemos cortado por el camino que corre paralelo a la carretera hasta el mismo arranque de la pista de la Central de Diéchar. En lugar de tomar esa pista, hemos tomado la vereda que sale a la izquierda, y perfectamente señalizada como “Cuesta Bermeja”.

Vereda de Cuesta Bermeja (Purche-Dornajo)

Vereda de Cuesta Bermeja (Purche-Dornajo)

Esa vereda se va escarpando durante tres kms, y se pone bastante dificultosa poco antes de enlazar con la Pista de San Jerónimo (que conduce desde El Dornajo hasta la Finca la Dehesilla, pasando por el Cortijo de Diéchar). Hemos seguido esa pista cuesta abajo durante 7 kms hasta encontrarnos con el río Monachil, a la altura de la Dehesilla, donde hemos hecho la primera parada para repostar.

Marijose junto al rio Monachil, a la altura de la Dehesilla

Marijose junto al río Monachil, a la altura de la Dehesilla

En la Dehesilla hemos abandonado la pista para seguir el camino de la Dehesilla, que poco más adelante se convierte en una vereda de arenal y que desemboca finalmente en la Cañada Real de la Zubia (la pista que lleva desde la Cortijuela a la Central de Diéchar).

Vereda de la Dehesilla

Vereda de la Dehesilla

Hemos tomado esa pista, de nuevo en dirección hacia el río Monachil, que hemos cruzado a la altura de la Central de Diéchar, donde hemos comido en un idílico recodo del río (en el arranque de una vereda que parece correr paralela al río y adentrarse en una encerrada que, sospechamos, debe llevar a los Cahorros, vereda a explorar en la próxima).

Rio Monachil a la altura de la Central de Diéchar (arranque de la vereda del Rio dirección Monachil)

Río Monachil a la altura de la Central de Diéchar (arranque de la vereda del Río dirección Monachil)

Finalmente, hemos acabado subiendo de nuevo al Purche por la pista que lleva de la Central de Diéchar a ese paraje. En el último tramo hemos abandonado la pista para hacer un poco de campo a través por los Prados del Purche.

En resumen, una ruta larga (unos 24 kms), quizá un poco sobrada de pista, pero que nos ha permitido disfrutar de unas estupendas vistas, y sin lluvia, a pesar de las predicciones agoreras.

Una mención especial merece la incorporación al grupo de Manolo “El Níño de los Riscos”, con quien esperamos seguir contando en el futuro. ¡Un fuerte abrazo!

Manolo contemplando los Llanos del Purche

Manolo contemplando los Llanos del Purche