Posts etiquetados ‘ultrafondo’

Carrera de fondo en ruta; 47km 380m; Dificultad física: Extrema; Zapatillas Nike LunarElite 2

Clasificación, fotos y vídeos oficiales, Fotos Granabike 1, Fotos Granabike 2, Vídeocrónica en Ideal, Galería de fotos Ideal, Ruta interactiva

Pincha aquí para ver la ruta interactiva

A las 7 estábamos bien preparados Laure, Emilio y yo en el extremo del paseo del Salón, junto con otros más de 400 corredores, dispuestos para realizar una de las pruebas de fondo más duras que pueden caber en la cabeza de un atleta.

La subida pedestre al Veleta tiene merecida su fama. Casi 50 kms, de los que, desde el 10 hasta el 50 transcurren por una continua subida que empieza a los 700 metros sobre el nivel del mar a los que se encuentra Granada capital, y termina en los 3400 a los que se encuentra la cumbre del Veleta.

A la salida, mi compeñero Emilio y yo hemos salido juntos, a un conservador, pero suficientemenete vivo ritmo. Juntos hemos llegado hasta el arranque de la cuesta arriba, a la salida del pueblo de Pinos Genil. Desde allí, nuestros respectivos ritmos nos han ido distanciando lenta pero inexorablemente.

Para este punto, ya se me había unido Gaby, que con su bicicleta de carretera me ha acompañado prácticamente hasta el final de la ruta, y al que le agradezco enormemente el haberme abastecido de isotónica y comida, pero sobre todo, el haberme hecho compañia, y la carrera mucho más llevadera. Todo el camino estaba de hecho plagado de compañeros de Granabike, marcando con su presencia (y con su vocerío) los puntos más señalados del recorrido, y, algunos de ellos, con sus BTTs, acompañándonos en algunas partes del recorrido.

Bien. Como decía, una larga subida al 7-8% de desnivel nos lleva de Pinos Genil al empalme con la carretera de Sierra Nevada. A partir de aquí la pendiente se relaja un poco, y los kilómetros se suceden lentamente, con un solo y breve descanso de unos pocos cientos de metros. Marco ritmo de crucero a poco más de 6’/km, y me dejo distraer por las cada vez más espectaculares vistas y por la conversación de mis compañeros.

Llegamos al centro de visitantes del Dornajo, en el km 25, una media hora por delante de mi horario previsto. Allí está el grupo que ha montado Nando. Paro un breve minuto para saludar y repostar, y, sobre todo, para prepararme mentalmente para lo que está por llegar, que es aún lo más duro…

Nos desviamos de la carretera principal de acceso a la Estación de Esquí, y enfilamos la antigua carretera de la Sierra, camino del Collado de las Sabinas: una interminable sucesión de curvas (puerto de categoría especial en la Vuelta a España de ciclismo) que machaca al más duro. Los tramos rectos se hacen llevaderos, pero cada curva cae como un hacha sobre las piernas. A media subida la vegetación desaparece y empieza a manifestarse el paisaje casi lunar tan característico de la alta montaña granadina.

Tras siete kilómetros llegamos a un tramo, de nuevo excesivamente corto, de llaneo y ligera bajada, y en breve volvemos a desviarnos, dejando a nuestra derecha Pradollano y ascendiendo a nuestra izquierda camino de la Hoya de la Mora. De nuevo la carretera se empina, y, aunque la temperatura es suave, el sol cae a plomo, y no se divisa ni un atisbo de sombra.

Desde aquí la ascensión ya es continua y constante. Cerca de la Hoya de la Mora las fuerzas empiezan a flaquear y empiezo a hacer cortos tramos andando. De hecho, la mayor parte de los corredores ya se han convertido en marchadores. Yo, por mi parte, empiezo a temerme que he sido demasiado arriesgado manteniendo un ritmo tan vivo hasta este punto.

Pero llego a la Hoya de la Mora, y allí me encuentro, por sorpresa a Marijose y a mi niña Candela. No hay mejor revulsivo para un momento de crisis y tardo casi dos kms en perder la sonrisa de la cara. Dos kms que, por cierto, he vuelto a hacer corriendo.

Los últimos 10 kilómetros, para quien conozca la subida al Veleta son poco menos que un infierno. Con casi 40 kms en las piernas (30 de subida), el Veleta se te muestra en todo su esplendor, tan enorme que parece que está al alcance de la mano. Pero la carretera parece estar hecha a propósito para desesperar al que intenta alcanzarlo. Una vuelta sucede a otra vuelta, y otra más y lo que son poco más de dos kms en línea recta se convierte en casi 10 de sufrimiento. A estas alturas la carretera escasamente es tal, descascarillada por las inclemencias. Aún así, Gaby y Newtunning siguen acompañándome. El primero con su flaca, teniendo todo el cuidado del mundo con los baches, el segundo con su burra, bastante más comodo.

Conforme avanza la subida empieza a hacer efecto lo que he ido comiendo por el camino, y me revitalizo un poco. Los tres últimos kilómetros decido dejar de andar y ponerme a correr. No casualmente, sino porque en un control me dicen que voy el 104, y veo al alcance de la mano llegar entre los 100 primeros de esta prueba mítica.

Esos tres últimos kilómetros resultan agónicos, pero la meta está tan cerca que la cabeza te lleva con más fuerza que las piernas. Sigo subiendo, a todo lo que dan mi corazón y mis pulmones (hay está el registro de la ruta interactiva para atestiguarlo). Y, por último, la meta. Una meta que sabe a gloria más que nunca. Finalmente, puesto 98 en 5h 40′ 44”.

Sintiéndolo mucho, yo no pude asistir a este fantástico evento, organizado por Emilio, autor del blog hermano granadaultratrail. Así que os redirijo a la crónica del organizador, que no debería dejar a nadie indiferente.

Fotografía cortesía de Granada UltraTrail

Actividades como ésta demuestran a las claras que, en Sierra Nevada, una carrera a pie como ésta, pero oficial e incluída en el calendario, debería existir.

Correr 67 kms (casi íntegramente por encima de los 2000m de altitud y alcanzando las cotas más altas de la península) no es algo que esté al alcance de cualquiera, ¿verdad? Pues ese es el plan que Granada Ultra Trail nos tiene reservado para el próximo 31 de Julio: un ultramaratón de montaña de verdad, pero por libre, con la organización justa que requiere un grupo de personas -bajo su responsabilidad- para llegar hasta el corazón de la Alpujarra, echar a correr y acabar, en una misma jornada, a las puertas de Granada capital.

Toda la información, mapas, tracks, contacto y consejos prácticos en el blog hermano de Granada Ultra Trail.

El trail, el ultramaratón, las CxM y las CdM, quizá más lentamente de lo que algunos quisiéramos, van ganando adeptos. Ya no es tan extraño cruzarse a gente corriendo por el monte, o divisar lucecitas brilando por los senderos a altas horas de la noche. Y fruto de ello es el surgimiento de nuevas pruebas en estas modalidades.

En el sur de la península ha costado mucho más, pero a las carreras que ya van teniendo cierta historia como Jarapalos, los 101, Sierra Elvira-Atarfe, la Sagra, y las más recientes de Calamorro y Cabo de Gata -Níjar, se añaden ahora dos más: la ya comentada en este blog de los Guájares y el “Animal Trail” de El Burgo, en la Sierra de las Nieves, ambas organizadas por personal muy preparado y muy motivado, que está dispuesto a soportar los sinsabores de este tipo de tareas en una época más que dura.

El Animal Trail tendrá un recorrido, con seguridad, espectacular, sabiendo del entorno en el que se celebra, así que quedamos a la espera de recibir más información. Por el momento, la convocatoria y la información disponible de esta doble prueba (25K y 50K, para los amantes del sufrimiento) podéis encotrarla en la página web http://animaltrail.es.

El otoño viene bien cargadito de eventos a escala provincial. Así que hay que pensar con calma, a ver si nos centramos, que la temporada va a ser dura.

homer

La primera en la frente: el 20 de Septiembre coinciden la Media Maratón de Motril y el II Duatlón Cross “Base Aérea de Armilla”.

La de Motril es una media llana, a nivel del mar y si la temperatura es buena, ideal para buscar marca. Eso para quien venga fino del verano, que no es mi caso. Yo llevo ya dos meses pegándole más a los pedales que a las zapatillas. Aún así, mis últimas series son bastante prometedoras (6 x 800 a 2’52”, esto es, a 3′ 35”/km), lo cual me lleva por estimación a estar cerca de rebajar 1h 32′ en la media.  La alternativa: pasar de Motril, correr el Duatlón de Armilla, ahora que ando bastante equilibrado en ambas modalidades, e intentar rebajar la marca del año pasado.

La siguiente cita es el 4 de Octubre, la Marcha Cicloturista de Armilla (que no sé si mantiene la marca Juanmi Mercado; si lo hace, será la 5ª). 125 kms bastante rompepiernas, con unos 40 de tramo libre. Puede parecer un sinsentido meter una cicloturista de carretera en una pretemporada claramente enfocada al atletismo, pero mi opinión y mi experiencia es que la bici en estas primeras semanas permite fortalecer grupos musculares que son esenciales para proteger las articulaciones del machaque que vendrá en invierno y primavera. La incompatibilidad entre ciclismo y atletismo se da en alto rendimiento, pero a nuestro nivel y bien combinados no son sólo compatibles, sino también complementarios (habrá quien se eche las manos a la cabeza, pero tendrá que explicarme por qué me equivoco). Eso sí, no me propongo mejorar tiempo ni puesto respecto al año pasado.

mmgranada

El 18 de Octubre, la XXVII Media Maratón de Granada. Aquí si que me propongo hacer marca, si no personal absoluta, porque el trazado tiene demasiada cuesta, al menos personal en la prueba. Si la suerte y las condiciones me acompañan, bajar de 1h 30” no es del todo imposible (el año pasado fue casi 1h 33” sin tomarme el entrenamiento demasiado en serio). A ver, a ver…

Y todo esto ¿para qué? y, sobre todo ¿cómo? Del para qué, ya iré contando más cosas, pero se resume en hacer algún Marathon de primavera (Rotterdam tiene todas las papeletas), y los 101 km de Ronda 2010 en modalidad de marcha a pie unas semanas después. ¿De locos? Si, de locos de los de atar. Con una salvedad, los 101 de Ronda, mi primer ultrafondo, es el objetivo A. Con respecto al Maratón sólo aspiro a que me sirva como si fuese un “rodaje largo”, esto es, a hacerlo al 85% de mis posibilidades y no bajar por nada del mundo de las 3h 30′.

El cómo irá cambiando conforme avance la temporada. Lo que queda de Agosto, Septiembre, y primera semana de Octubre incluye lo que vengo haciendo ahora:

– Lunes: Rodaje largo de carrera en ruta, o trail nocturno por montaña.

– Martes: Bicicleta, salida corta o rodillo, escalada o potencia.

– Miércoles: Rodaje suave de carrera en ruta, ejercicios de técnica de carrera o descanso.

– Jueves: Series de carrera en pista: 12 x 400m, ó 6 x 800m, ó 5 x 1000, etc. etc. Ocasionalmente, fartlek.

– Viernes. Rodaje suave de carrera en ruta, ejercicios de técnicas de carrera, o descanso.

– Sábado: Bicicleta, salida larga, fondo.

– Domingo: Descanso.

A partir de Octubre quito la sesión de bici de los martes, pero mantengo la de los sábados, que ocasionalmente puede pasar al domingo. Además, iré incrementando la longitud de las series, para irme acercando progresivamente a un entrenamiento para gran fondo. Finalmente, para la vuelta de año, probablemente abandone totalmente la bicicleta, como ya he hecho esta temporada, y sustituya la ruta de bici de los sábados por un trail largo por encima de las 3h en terreno lo más variado posible. De Enero en adelante, a concentrarse y a rezar porque las lesiones me respeten.