Posts etiquetados ‘Valle de Lecrín’

Ruta de bicicleta de carretera; 208 kms; 4000 m de desnivel acumulado positivo; Dificultad física: muy alta.

Si esta ruta fuera una carrera, su dureza sería similar a la de la Quebrantahuesos, o a la de la desaparecida Sierra Nevada Límite Road. Así lo demuestran sus 208 kms y sus 4000 metros de desnivel acumulado positivo. Con el hándicap añadido de los 38ºC que tuvimos que soportar a la vuelta, pasadas las cinco y media de la tarde, de un último día de Julio, en Granada.

Descripción técnica de la ruta y descarga

Pincha en cualquier punto de la imagen para visualizar y descargar la ruta

En el track de la ruta he obviado los 28 primeros kilómetros, desde Granada a Lecrín, que son comunes a la vuelta. Este primer tramo lo hicimos a primera hora de la mañana, pocos minutos después del amanecer, a una temperatura ideal y entre nieblas que se levantaban sobre el río que sirve de puerta al Valle de Lecrín, con verdes huertas a su derecha y las estribaciones de Sierra Nevada a su izquierda.

Lo duro comienza una vez que termina el tramo de descenso que nos conduce hacia la presa del pantano de Rules, a pocos kilómetros ya de la costa. Desde allí empezamos a adentrarnos en la Alpujarra y, salvo por breves tramos de bajada, tenemos que remontar desde los 147m de altitud hasta los 1500 a los que se encuentra el pueblo de Trevélez, localidad más alta de toda España, y dónde habíamos situado el punto intermedio en el que comer y retomar fuerzas.

Por el camino vamos cruzando los pueblos de la Alpujarra más profunda, con sus nombres de sabor antiguo, y sus blancas casitas encerradas en valles o colgando de las laderas de las montañas: Torvizcón, Cádiar, Bérchules (y otros como Almegíjar, Notáez o Lobras, que se van quedando a nuestra izquierda y en los que no llegamos a entrar). Y finalmente alcanzamos Trevélez, tras 120 kms de ruta y dónde paramos a recuperar fuerzas. Una hora de parada necesaria, pero tras la que, ya pasadas las dos de la tarde, se hace muy difícil arrancar de nuevo.

La vuelta, por un camino algo más corto, requiere perder altura, pero no reducir el esfuerzo. Los descensos son abruptos y técnicos, y están interrumpidos por frecuentes repechos. Ahora toca pasar por Busquístar, Pitres, Pampaneira, Órgiva y Lanjarón. Especialmente dura se hacen los 7 kilómetreos de escalada entre Órgiva y Lanjarón, con el calor de la siesta en nuestras espaldas y muchos, muchos kilómetros en las piernas.

Aún así, todo pareció llevadero en comparación con lo que nos quedaba por delante. Una vez que salimos de la Alpujarra y entramos en el Valle de Lecrín, toca remontar los aproximadamente 400 metros de desnivel que median desde poco antes de llegar a Béznar, cruzando Lecrín, hasta empalmar con la N-323. En Lecrín el termómetro marcaba 38ºC a la sombra. Al sol y montado en una bicicleta, sin una pizca de viento, el calor se hacía insoportable. Así y todo, el último tramo casi llano, desde Dúrcal hasta Armilla, lo hacemos a un ritmo vivo, dando relevos a más de 30 km/h.

Conmigo participaron una buena parte de los centuriones Granabike (Antonio Torres, Agustín Barbero, Juanjo Moro y Pepe Balderas) a los que agradezco – por decirlo de alguna manera – haber ideado y haberme convencido para participar en esta locura.

Ruta en bicicleta de carretera en dos etapas (1) Granada-Ogíjares-Dílar-Otura-Lecrín-Béznar-Azud de Vélez-Molvízar-Ítrabo-Torrecuevas-Almuñécar, 94 kms (2) Almuñecar-Torrecuevas-Ítrabo-Molvízar-Azud de Vélez-Guájar Faragüit-Pinos del Valle-Restábal-Saleres-Cozvíjar-Alhendín-Armilla-Granada, 102 kms.

Tracks y altmetrías para descargar aquí

Estos días de asueto he aprovechado mis visitas a Granada por motivos puntuales de trabajo para hacer de nuevo ciclismo de fondo en carretera. En la primera etapa Granada-Almuñécar, aproveché que la N323 cuenta ya con mucho menos tráfico desde la apertura de la nueva autovía de Motril para hacer una ruta sin grandes dificultades y con desnivel negativo. En la primera parte, el rodeo por los Ogíjares, Dílar y Otura me permitió incorporarme a la variante del Suspiro, ahorrándome las obras de Armilla. Durante todo el camino dirección sur fui buscando la N323/N323a, hasta llegar la rotonda de incorporación a la autovía, ya en la cercanía del puerto de Motril. Esta carretera la abandoné casi llegando a la costa, dirección Molvízar e Ítrabo, dos pueblos de la comarca de la costa tropical interior, por una carretera comarcal que desemboca en la conocida Carretera de la Cabra, a medio camino entre los pueblos de Otívar y Jete. Tomando dirección a Jete, 8 kms más me dejaban a la entrada de Almuñécar.

El regreso, un par de días más tarde, fue más duro, pero también mucho más interesante. Tras desandar parte del camino recorrido hasta tomar la N323 en dirección norte, y atravesar el Azud de Velez, en esta ocasión me desvié hacie el oeste hacia la preciosa pedanía de Güájar Farragüit, perteneciente al término de Los Guájares. Este pueblecito enlaza por una carretera comarcal en bastante mal estado con el Valle de Lecrín, lo que obliga a remontar en apenas 8 kms la mayor parte del desnivel positivo entre el Valle y la costa.

Como se puede apreciar en las fotos, esta carreterita es un bonito puerto de montaña, de cierta dureza a la salida de Guájar  Faragüit, pero sombreado por los pinos y que se suaviza algo después. Alcanzada la cota más alta, unos 8 kms después de abandonar el pueblo, el asfalto se deteriora notablemente, por lo que hasta Pinos del Valle hay que extremar las precauciones para evitar los pinchazos a los que soy tan propenso.

Imagen204

Imagen205

La forma más directa de volver a Granada desde Pinos del Valle (con su precioso lavadero y su fuente cristalina, que datan de la época musulmana) es volver a la N323 desde Restábal. Yo opté por una variante que no había realizado nunca: desde Restábal tomé el desvío que a la izquierda indica el camino a Saleres. Tras un primer tramo corto de pendiente bajada, justo a la entrada de la pedanía de Saleres, la carretera se empina hasta porcentajes más que respetables. Los dos kilómetros que conducen hacia Albuñuelas son demoledores (ver el tachuelazo en la altimetría adjunta, km 62) y,  a diferencia de lo que ocurriera anteriormente, el calor ya apretaba de lo lindo y no había ni una mísera sombra en la que guarecerse.

Terminado este tremendo repecho, además, y tras bajar de nuevo durante un corto tramo, de nuevo se volvía a subir, camino de Cozvíjar, ahora sí, con una pendiente más llevadera, pero con el mismo sol de justicia, que cerca de ya de las 11am en Agosto se hace respetar.

Por fin, pasado Cozvíjar, me incorporo de nuevo a la carretera de ida, a la altura de Marchena/Padul y regreso a Granada por el camino más corto. Aún así, a la llegada, mi cuentakilómetros sobrepasa el centenar.

Altimetría Granada-Almuñécar

Granada-Almuñecar

Altimetría Almuñecar-Granada

Almuñecar-Granada

Ruta interactiva de las dos etapas

Ruta en bicicleta de carretera; 118 km; Dificultad media; Link al track gps (.gpx)

En esta semana un poco loca, con trail y series a pie, sólo faltaba una ruta de bici cañerilla. Para ello nos hemos reunido de buena mañana el pequeño grupo 100% Granabike formado por Pepe Balderas, Agustín, Juanjo y un servidor.

Imagen200

Nuestra pequeña aventura pasaba por salir de Granada por Armilla, atravesar Alhendín y tomar la N323, para salir de la misma hacia el Valle de Lecrín. Después vendrían Lecrín y Béznar. En la rotonda a la salida de Béznar, tomamos a la derecha (N323a) en dirección a la recientemente construida presa de Rules y desde la misma orilla de ésta, y sin llegar a cruzar la presa, nos desviamos a la izquierda buscando la subida a Órgiva. Después de atravesar este pueblo, famoso por ser puerta de entrada a la Alpujarra, y tras varios kilómetros de dura subida, alcanzamos y atravesamos Lanjarón para, finalmente, enlazar de nuevo con el camino de ida en la misma glorieta a la salida de Béznar antes mencionada.

En fin, nada especialmente ‘secreto’ si se tiene un mapa de carreteras delante, pero, aún así una ruta de paisajes espectaculares, para mí de lo más bonito que puede hacerse en bicicleta de carretera en la provincia de Granada. Queda para una ocasión posterior adentrarse en el corazón de la Alpujarra, en dirección a Trevélez y Bérchules (ruta que ya está en la recámara para un encuentro futuro, más pronto que tarde).

La ruta ha discurrido sin más problemas que un pinchazo de Agustín y el intenso calor, que ha vuelto tras varios días de tregua, con pausas las justas para comer algo y recargar los bidones, y a un ritmo bastante vivo (23 km/h de media), que nos ha dejado a todos bastante cansados y con la sensación de haber hecho bien los deberes.

Altimetría

Lanjarón

Ruta interactiva

Haz click en cualquier punto de la imagen para acceder a la ruta interactiva

Haz click en cualquier punto de la imagen para acceder a la ruta interactiva

Mientras mi pequeña lesión de cadera no me permita volver a competir en carreras a pie, sigo intentando mantener la forma con actividades de baja intensidad. Nadar ya se está convirtiendo en un nuevo hábito deportivo, y las rutas de bicicleta se están convirtiendo en algo mucho más tranquilo y, también, como cicloturista, mucho más recompensante. Para acompañarme estaba Sergio, en vías de recuperar la forma física perdida por los avatares de su reciente paternidad y a un tris de volver a estar en un estado más que aceptable.

Imagen111

Esta ruta es un clásico de la primavera y el principio del verano granadino, cuando el calor todavía no es sofocante y los cerezos, los naranjos y los limoneros se encuentran cargados de fruta.

El track no es realmente de mucha utilidad, ya que la llegada al Valle de Lecrín se hace por la antigua carretera nacional de la costa, con un firme bastante aceptable para la práctica del ciclismo y, una vez llegados, el Pantano de Béznar hace de referencia visual para hacer un bucle que nos lleve por la mayor parte de los pueblos del Valle y por algunos de los parajes más llamativos del mismo. La ruta completa fue pues Armilla – Alhendín – Suspiro del Moro – Padul – Dúrcal – Lecrín – Béznar – El Pinar – Pinos del Valle – Restábal- Melegís, para enlazar de nuevo en Lecrín y desandar el camino de ida por la carretera nacional. 

Imagen108

La ruta transcurrió con total normalidad y tranquilidad, a un rito relajado de 25km/h de media que nos permitió disfrutar del paisaje de la zona (repito, espectacular en está época del año, y especialmente ahora, con el invierno tan lluvioso que hemos tenido y que ha permitido al embalse de Béznar llenarse al completo).

Desgraciadamente, tuve la mala suerte de pinchar a la vuelta, a unos 16 kms de Granada, para volver a pinchar inmediatamente después, lo que nos obligó a hacer esos últimos kms casi a ritmo de peatón, sin poder arreglar la avería, y con el miedo de destrozar la bici en el intento. Por suerte la bicicleta llegó íntegra, y el único mal ha sido un pequeño descentre de la llanta que no obligará a hacer grandes desembolsos en el taller.

Nota (08/06/2009): El incidente del pinchazo me ha servido de excusa para hacer un cambio de cubiertas. Unas Vittoria Rubino Pro 120tpi… ¡en blanco! A juego con el cuadro. Como dice Sergio, como vestida de comunión 🙂 Estoy deseando estrenarlas…

Ruta interactiva

Pincha en cualquier punto de la imagen para la ruta interactiva

Pincha en cualquier punto de la imagen para la ruta interactiva